Empresas del continuo

La volatilidad marca la vuelta de Deoleo a la bolsa

La aceitera ha vuelto a cotizar hoy tras cerrar un proceso de reestructuración financiera y societaria que garantiza su viabilidad y reduce la deuda con sus acreedores cerca del 60%.

Aceites de Deoleo

El regreso al parqué de Deoleo se produce después de que el 25 de mayo la CNMV suspendiera de forma cautelar la cotización de sus acciones para posibilitar su reestructuración.

Su vuelta ha estado marcada por la volatilidad. El precio de cotización arrancó en los 0,16 euros y se ha movido por terreno negativo y positivo durante la mañana hasta alcanzar máximos en torno a los 20 céntimos.

Una remontada mucho menor de la que aparece en algunas webs especializadas en bolsa, que marcan ascensos de más del 620%. Este error se ha debido a que comparaban el precio de su último día de cotización, el 22 de mayo, en que el valor cerró en los 0,02 euros, con la revalorización experimentada hoy, en vez de hacerlo con los 0,16 euros con los que ha vuelto a cotizar.

El precio de cotización arrancó en los 0,16 euros

A pesar de este error, la volatilidad en el valor no ha cesado en lo que va de sesión, debido, según Sergio Ávila, analista de IG, a que “al cotizar por debajo del euro, cualquier mínimo movimiento en su precio se traduce en un alto porcentaje de subida o de bajada, con lo cual el riesgo es muy elevado. Seguirá siendo así hasta que los inversores no vean una evolución clara del negocio en los próximos trimestres, por lo que podemos esperar, sin duda es, más volatilidad en la acción”.

Esta hace que, a pesar de tratarse de una compañía con solidos fundamentales, saneada financieramente y de pertenecer a un sector que se ha comportado muy bien durante la pandemia, aumentando sus exportaciones, “sea un valor de riesgo”, asegura Darío García, analista de XTB. Para quien “solo el tiempo nos dirá si los inversores se toman en serio el valor y lo compran para mantenerlo o si aprovechan su volatilidad para generar una distorsión en su cotización y empeorar su valoración respecto a sus fundamentales”.

Los cambios afrontados por la compañía han supuesto “un paso adelante” para impulsar su plan de negocio, asegura Ávila, pero reconoce que “no es el perfil de empresa en el que yo me posicionaría. Antes tendría que ver cómo evoluciona el negocio a partir de ahora y cuál es el interés de los inversores por hacerse con sus acciones, ya que es un valor con el que hay que ser cauteloso y no dejarse llevar”.

La ‘nueva’ Deoleo

Tras finalizar su reestructuración el grupo aceitero ha reducido su deuda financiera en 375 millones y cuenta con un capital cercano al millón de euros, repartido en 500 millones de acciones con un valor nominal de 0,002 euros, y una prima de emisión de 49 millones. Además, la entidad ha rebajado el coste de intereses en cerca de un 60%.

Según su presidente, Ignacio Silva, la compañía ha conseguido cerrar su proceso de restructuración en el tiempo previsto y "en las mejores condiciones para nuestro proyecto, lo que nos permite mirar al futuro con tranquilidad y optimismo”.

Considera que, a partir de ahora, Deoleo “cuenta con la estabilidad patrimonial y financiera necesaria para seguir enfocados en el desarrollo de nuestro plan de negocio que, gracias a los buenos resultados que está ofreciendo, ha sido ampliamente respaldado por el mercado, como se ha puesto de manifiesto durante la ampliación de capital que hemos llevado a cabo en las últimas semanas”.

Ampliación que registró una demanda de 1,54 veces superior al capital emitido.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.