Economía y política

Tras ocho años de Abenomics, la economía de Japón vuelve a la casilla de salida

Shinzo Abe dimite por motivos de salud con los precios estancados y la mentalidad deflacionista tan arraigada como siempre

Shinzo Abe, impulsor del abenomics

La era de casi 8 años de Abenomics llega a su fin con la economía de Japón de vuelta al punto de partida. Los precios están estancados y la mentalidad deflacionista parece tan arraigada como siempre.

¿Qué más leer?

Japón anuncia el mayor paquete de estímulo de su historia

 

Muchas de las mujeres que ingresaron al mercado laboral bajo el mandato del primer ministro Shinzo Abe están perdiendo sus trabajos debido a que el Covid-19 golpea la economía. Los hogares y las empresas están nuevamente en modo de ahorro en medio de la pandemia, lo que obligó al gobierno a pedir grandes préstamos para amortiguar la demanda.

No estaba destinado a terminar de esta manera. Abe, quien anunció este viernes en Tokio que dimitiría debido a problemas de salud una vez que su partido gobernante decida un sucesor, asumió el cargo con grandes planes para sacar a Japón de sus dos décadas de estancamiento. Lo que se conocería como Abenomics se basó en “tres flechas”: flexibilización monetaria, política fiscal y reformas regulatorias.

El Abenomics se basó en "tres flechas": flexibilización monetaria, política fiscal y reformas regulatorias

Hubo éxitos rápidos. La recién nombrada gobernadora del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, seleccionada por Abe, complació a los mercados con tasas de interés ultrabajas y compras de bonos que impulsaron un repunte de las acciones y bajaron el yen, impulsando a los exportadores. 

Aumenta la inflación

La inflación incluso comenzó a aumentar y los funcionarios pudieron declarar que Japón se había abierto camino para salir de la deflación que había plagado su economía durante tantos años.

A medida que las empresas informaron ganancias récord, Abe les instó repetidamente a aumentar los salarios para que los trabajadores estuvieran más dispuestos a gastar. 

Si bien el salario aumentó, nunca fue lo suficientemente rápido como para estimular el repunte sostenido del gasto que se necesitaba para llevar la inflación de manera segura al objetivo del 2% del BOJ.

Con Abe, la tasa de participación laboral femenina subió de manera constante

También a instancias de Abe, la tasa de participación laboral femenina subió de manera constante, alcanzando un récord. Eso ayudó a que la economía siguiera expandiéndose, aunque a un ritmo modesto, a pesar del envejecimiento de la fuerza laboral de Japón. 

El turismo floreció, ayudado por un yen más débil y cambios regulatorios. Los Juegos Olímpicos de Tokio, que iban a ser este verano, impulsaron la inversión y estaban destinados a ser un punto culminante para la economía de la nación.

Los retos del sucesor

Kathy Matsui, vicepresidenta de Goldman Sachs Japón, quien durante mucho tiempo ha abogado por una reorganización de la sociedad japonesa para aprovechar mejor a las mujeres en la fuerza laboral, dijo que Abenomics será recordada, en conjunto, por hacer crecer la economía, crear empleos y mantener a raya la deflación. 

"La pregunta en el futuro es si el próximo sucesor podrá abordar los puntos restantes de la agenda de reforma y si el sucesor podrá sacar a Japón de una vez por todas de la deflación", dijo.

Las claras victorias de Abenomics terminan ahí.

Incluso antes del paquete de rescate masivo de este año por valor de alrededor del 40% del PIB, el presupuesto se mantuvo profundamente en números rojos, a pesar de que Abe elevó el impuesto a las ventas en 2014 y 2019.

Las reformas regulatorias para reducir la burocracia no lograron reformar realmente el sistema ni iniciar suficiente innovación para impulsar notablemente la productividad. Un ejemplo: los sistemas administrativos obsoletos retrasaron la distribución de pagos a los hogares en los últimos meses, lo que pesó sobre las perspectivas de recuperación.

Más debilidad

El impacto de la flexibilización monetaria también se debilitó a medida que pasaron los años, y un punto de inflexión fue la introducción por parte del BOJ de una tasa de interés negativa en 2016. Eso generó preocupaciones de que la política estaba afectando la rentabilidad de las instituciones financieras, en particular los pequeños prestamistas rurales. .

El segundo aumento de impuestos sobre las ventas de Abe en octubre de 2019 resultó ser espectacularmente inoportuno. Primero, grandes tifones azotaron la economía. Entonces, el coronavirus puso todo en picado. 

El BOJ ha tenido que cambiar su enfoque de intentar reactivar la inflación a lanzar salvavidas a las empresas con nuevos programas de préstamos y aún más compras de activos.

El resultado: la demanda interna sigue dependiendo en gran medida del gasto público y la perspectiva de una expansión robusta que pueda generar una aceleración sostenida de la inflación parece distante, tal como sucedía antes del inicio de Abenomics. Y después de la caída del segundo trimestre inducida por el Covid, la economía ha vuelto a su tamaño después del tsunami y el desastre nuclear de 2011.

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses