Economía y política

¿Seguirá el BCE los pasos de la Reserva Federal?

El BCE tiene que decidir si flexibiliza el objetivo de inflación como ha hecho la Fed pero de nuevo podría enfrentarse a la intransigencia de Alemania

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde
La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde

El giro que imprimió la Reserva Federal de los Estados Unidos en la orientación de su política monetaria, tras flexibilizar el objetivo de inflación del 2%, ha colocado en el foco del mercado al Banco Central Europeo.

Y es que la institución que preside Christine Lagarde probablemente esté un paso más cerca de permitir periodos de inflación por encima del 2%, ahora que la Fed se apuntó a esta estrategia.

La pandemia del coronavirus retrasó la revisión estratégica de la política monetaria del BCE, pero el emisor europeo debe retomar cuanto antes el debate. 

¿Qué más leer?

Jackson Hole. Powell levanta la mano con la inflación

Al igual que sucede en los Estados Unidos, la inflación en la zona euro no es un problema, al menos por ahora. Así que Lagarde podría verse tentada a seguir los mismos pasos que Jerome Powell.

“Tampoco vemos descabellado que el BCE decida seguir los pasos de la Fed, dado que hasta el momento su lucha contra la baja inflación en la zona euro no ha sido para nada exitosa”, dice Juan José Fernández Figarés, director de análisis de Link Securities.

¿Qué argumentos tiene el BCE?

  • Una de las grandes preocupaciones ha sido la baja inflación, sobre todo por el riesgo de que derive en deflación. Si la segunda oleada del coronavirus va a más y la recuperación pierde fuelle, es un escenario que no se puede descartar. Una tasa de inflación promedio como la marcada por la Fed podría estimular la subida de los precios por la vía de las mayores expectativas.
  • No hacer nada, una alternativa peligrosa. “Mientras la Fed se mueve, sería un error que el BCE se quedara quieto”, dice Ferdinando Giugliano, columnista de Bloomberg. En su opinión, debería moverse hacia un objetivo directo del 2% (ahora es una tasa inferior pero cercana al 2%). También podría ir a una tasa promedio pero aquí habría más presiones para subir tipos si los precios rebasan el 2%. La idea es aprovechar el camino abierto por la Fed.
  • La opción factible. Lo más probable es que se establezca en un objetivo llamado "simétrico" del 2% con flexibilidad, dicen Carsten Brzeski, economista de ING. En la práctica, significa que endurecerá la política cuando la inflación esté por encima de esa tasa y la relajará cuando esté por debajo, pero no se apresurará a actuar.
  • De hecho, Natalia Aguirre, analista de Renta 4 Banco, recuerda que "el propio economista jefe del BCE Philip Lane afirmó que el BCE podría en el futuro perseguir un objetivo asimétrico de inflación, en línea con lo anunciado por la Fed". 

De este modo, el BCE seguiría a la Fed pero no completamente, en parte por el escepticismo de buena parte del consejo de Gobierno.

Por supuesto, no faltarían detractores, empezando por Alemania y su tradicional alergia a la subida de la inflación.

El presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, se ha opuesto con frecuencia a políticas más flexibles del BCE, y el gobernador austríaco, Robert Holzmann, también ha mostrado sus reticencias a que los precios aumenten por encima del 2%.

Claro que la pandemia ha cambiado el escenario. “Si la inflación en la zona euro sigue a los niveles actuales o la región entra claramente en deflación, el BCE va a tener que hacer algo más a pesar del temor histórico de los alemanes a la inflación”, dice Fernández Figarés.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses