Economía y política

El ahorro se dispara en España por el confinamiento

La revista INVERSIÓN publica esta semana un reportaje sobre el aumento del ahorro en España durante el periodo de confinamiento y cómo parte de él se está invirtiendo en productos de bajo riesgo

La Plaza Mayor de Madrid vacía por el confinamiento causado por el coronavirus. Imagen: Carlos Alvarez/Getty Images)
La Plaza Mayor de Madrid vacía por el confinamiento causado por el coronavirus. Imagen: Carlos Alvarez/Getty Images)

El miedo a una crisis profunda que degenere en cifras récord de desempleo ha llevado a los españoles a tomar medidas y a incrementar sus ahorros para afrontar imprevistos.

Y es en el periodo de confinamiento cuando se han puesto manos a la obra haciendo que la tasa de ahorro en España durante este periodo se incremente un 35 por ciento.

Así lo recoge un informe elaborado por Eulen Hermes, que establece que la propensión de los españoles por llenar sus huchas continuará en la desescalada hasta aumentar un 25 por ciento, y llegará a final de año con una subida del 20 por ciento, hasta alcanzar los 400.000 millones de euros.

Según publica la revista INVERSIÓN en su número de esta semana, que se distribuye a través de  Kiosko y Más y Pressreader, la querencia urgente de los españoles por ahorrar hay que achacarla a su falta de confianza en el futuro de la economía.

Y con razón. En el primer trimestre del año el empleo cayó en 285.600 personas, subiendo la tasa de paro hasta el 14,4 por ciento. Solo los afectados por Erte suman 578.300, 35 veces más que en el trimestre anterior.

Las previsiones elaboradas por el FMI agravan la situación. Considera que el desplome del PIB en España este año podría alcanzar el 8 por ciento, el mayor desde la Guerra Civil, lo que situaría a la tasa de paro en el 20,8 por ciento, seis puntos más que en 2019.

Además, de enero a marzo la economía española ya se ha desplomado un 5,2 por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, la mayor caída de las últimas décadas.

La tasa de ahorro en España durante el periodo de confinamiento se ha incrementado un 35 por ciento

En este escenario «es lógico que el consumo se contraiga a favor del ahorro. De hecho, es una tendencia que ya vimos al comienzo de la crisis de 2008. Ahora bien, hay que tener en cuenta que, dependiendo de cómo evolucione la situación y de cuánto se alargue, la tasa de ahorro podría variar porque muchos consumidores se verán obligados a recurrir a ese ahorro para poder subsistir», apunta Estefanía González, responsable de contenidos y portavoz de finanzas personales de Kelisto.

Otra causa que ha activado el ahorro ha sido el confinamiento. Los hábitos de consumo han cambiado durante las más de seis semanas de encierro. Se ha incrementado el gasto en servicios y en productos básicos como alimentación, luz o gas y ha disminuido el gasto en ocio o en textil.

Además, «el teletrabajo hace que el nivel de gasto en transportes y comida fuera del domicilio se reduzca considerablemente», señala Enrique Juan de Sentmenat de Soroa, delegado territorial de EFPA España en las Islas Baleares.

¿Inversión o liquidez?

Parte del ahorro amasado por las familias lo están colocando en productos ‘seguros’.

«Desde Kelisto.es hemos percibido en este periodo un mayor interés de los ahorradores por productos de riesgo cero como los depósitos a plazo fijo, que hasta no hace mucho eran poco atractivos para la mayoría por su escasa rentabilidad», señala Estefanía González.

Ahora siguen aportando mínimos retornos debido a los bajos tipos de interés, pero los ahorradores los buscan por su exigua exposición al riesgo y porque conocen como funcionan.

¿Qué más leer?

Ahorro: ¿está protegido frente al coronavirus?

Además, la escasa movilidad provocada por el confinamiento ha hecho que «Internet sea casi la única vía para poder contratar productos de ahorro-inversión, y eso también explica que el usuario se decante por productos sencillos como los depósitos», afirma la experta en finanzas.

Pero no todos optan por poner a trabajar su dinero. Otros apuestan por la liquidez.

«De hecho, los grandes inversores también tienen este comportamiento: en periodos de incertidumbre cierran posiciones y optan por el efectivo para después volver a entrar en los mercados cuando todo está más tranquilo», asegura Elisabet Ruiz-Dotras, profesora de Finanzas de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Porque, según Enrique Juan de Sentmenat de Soroa, en momentos de crisis como el actual «la liquidez es el bien más preciado por las familias. Se valora por encima de otros activos».  

¿Dónde invertir ese ahorro?

Para los ahorradores que apuesten por la inversión y que tienen aversión al riesgo, los expertos recomiendan que diversifiquen sus inversiones, que comparen entre activos y entidades y que sean dinámicos a la hora de buscar las mejores ofertas.

Entre las opciones que tienen destacan los plazos fijos de la banca tradicional. Por un lado, están las cuentas remuneradas, que, según Estefanía González, las más interesantes están sujetas a vinculación y con periodos promocionales a un interés más alto.

«Esto hace aún más recomendable que seamos capaces de comparar y de cambiar de banco en busca de ofertas mejores cuando nuestra promoción caduque», señala.

En el primer trimestre del año la tasa de desempleo ha subido hasta el 14,4 por ciento

Por otro lado, están los depósitos a plazo fijo que ofrecen algunos bancos europeos, «cuya contratación resulta ahora muy sencilla a través de plataformas que trabajan en nuestro país», señala la experta.

El peligro de ser previsores

Pero tanto ahorro puede ser contraproducente para la economía. Según el informe elaborado por Euler Hermes, reducir el consumo hará que la tasa de ahorro se sitúe seis puntos porcentuales por encima de los niveles anteriores a la crisis, llegará al 20 por ciento a finales de 2020, lo que supone unos 400.000 millones de euros, el 3 por ciento del PIB.

Esto repercutirá en la actividad económica, manteniéndola por debajo de su potencial e incrementado el desempleo.

Para que esto no ocurra, Enrique Juan de Sentmenat de Soroa propone que se incentive el consumo privado en los próximos meses con el objetivo de que las cifras de empleo mejoren.

Además, «puede acometerse una rebaja de los tipos impositivos a según qué productos o planes, como el antiguo PIVE, y dar incentivos al turismo. Esto puede ayudar a determinados sectores a recuperar el terreno perdido durante los meses de confinamiento y a reactivar la actividad económica y el empleo».

Disfrute ya del placer de leer INVERSIÓN en Kiosko y Más y Pressreader.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses