Economía y política

Las grandes 'farmas' necesitan una vacuna Covid para sanear su reputación

La industria farmacéutica asegura centrarse en la vacuna sin pensar en las ganancias. Pero habrá que ver si, una vez que termine la emergencia sanitaria, suben los precios de las dosis

Las grandes 'farmas' necesitan una vacuna Covid para canjear su reputación

En la década de 1950 el científico que desarrolló la primera vacuna contra la poliomielitis se negó a beneficiarse de ella.

"¿Quién posee la patente de esta vacuna?", le preguntó el periodista de la CBS Edward R. Murrow a Jonas Salk en abril de 1955. "Bueno, la gente la posee", respondió Salk, sonando un poco sorprendido por la pregunta. “No hay patente. ¿Podrías patentar el sol?”, preguntó.

¿Qué más leer?

Moderna, Biontech y Astrazeneca: las recomendaciones de los analistas

Esta famosa anécdota generalmente se invoca para ilustrar cómo ha cambiado la industria farmacéutica.

No es que el negocio farmacéutico de la década de 1950 no quisiera obtener ganancias, pero su enfoque implacable en la maximización de las ganancias aún no se había establecido. No había anuncios directos al consumidor.

Ahora sí. Muchos consumidores consideran que las principales compañías farmacéuticas son codiciosas y despiadadas, y se preocupan más por el precio de sus acciones que las personas que necesitan sus medicamentos.

  • Toman medicamentos antiguos como la insulina, que costaba 21 dólares por vial hace dos décadas, y sube su precio hasta los 321 dólares.
  • Llevan nuevos medicamentos al mercado con precios que pueden superar los 100.000 dólares.
  • El aumento implacable de los precios de los medicamentos aumentó 60% entre 2007 y 2018, según la Universidad de Pittsburgh. 
  • El otoño pasado, en la encuesta anual de Gallup en la que se pedía a las personas que clasificaran a 25 industrias de mejor a peor, la industria farmacéutica entró en último lugar. Incluso el gobierno federal se ubicó por encima del negocio farmacéutico.

Irrupción del Covid-19

Sin lugar a dudas, las compañías farmacéuticas se han apresurado para poner fin a la pandemia. Algunas, como Johnson & JohnsonModerna y Pfizer, están intensamente centrados en desarrollar una vacuna. Otros, como Gilead Sciences, han buscado medicamentos para tratar a los infectados.

"Para esto están construidas estas compañías", dice Brad Loncar, director ejecutivo de Loncar Investments. "Si no están arrojando todo lo que tienen a esto, ¿por qué son una compañía farmacéutica?".

Loncar, un inversor en biotecnología, dice estar convencido de que las compañías están "haciéndolo por la razón correcta", es decir, han dejado de lado el motivo de las ganancias mientras compiten por encontrar una manera de detener un virus que amenaza a toda la humanidad.

 Las compañías esperan que, si tienen éxito, los ciudadanos tengan una mejor visión de ellas

Pero también hay otra agenda. Las compañías esperan que si tienen éxito, los ciudadanos tengan una mejor visión de ellas. "Esta pandemia es la primera vez en mucho tiempo que se ve el mejor avance de esta industria", dice Loncar. "Las empresas quieren aprovechar al máximo esto y obtener un poco de redención", agrega.

Los ejecutivos de la industria lo admiten.

  • En una reciente conferencia de inversión, John Young, director de negocios de Pfizer, señaló que, si la industria tenía éxito en el desarrollo de una vacuna, tenía la esperanza de que "la percepción de nuestra industria reflejará los esfuerzos que hemos realizado".
  • En una conferencia telefónica a fines de abril, el director ejecutivo de Gilead Sciences Daniel O'Day, después de señalar que la industria "no escatimó gastos" en la lucha contra la pandemia, agregó: "Ciertamente creo que esto ayudará a la reputación de la industria".

Ciertamente lo hará en el corto plazo. La pregunta es: ¿durará ese golpe de reputación más allá de Covid-19? ¿O la industria farmacéutica desperdiciará su mejor reputación?

¿Qué más leer?

Estas son las 'farmas' de la carrera por la vacuna con más potencial en bolsa

Eso depende de si los cambios que se producen ahora indican un cambio fundamental en la cultura de la industria. Y en ese frente, las señales no son esperanzadoras.

Hay mucho que admirar sobre la forma en que la industria ha atacado la pandemia. Las empresas tienen movilizado en un grado casi inaudito y, con el consentimiento de la FDA, están comprimiendo el trabajo que normalmente podría llevar años o meses.

Aun así, la pregunta más importante en la mente de los críticos de la industria farmacéutica es: ¿cómo se valorarán los medicamentos y las vacunas Covid-19? La primera compañía en poner un precio a su medicamento pandémico, a fines de junio, fue Gilead Sciences, con Remdesivir.

El ejemplo de Gilead

El medicamento se desarrolló originalmente para tratar a las víctimas del virus del ébola, pero su eficacia no cumplió con los requisitos de la FDA, por lo que nunca se usó.

  • Cuando llegó el coronavirus, Gilead Sciences desempolvó el Remdesivir y comenzó a suministrarlo a los hospitales de forma gratuita sobre una base de "uso compasivo", lo que significa que a pesar de que no se habían realizado ensayos aleatorios, se podía administrar a los pacientes en caso de emergencia.
  • En cuestión de meses, se llevaron a cabo varios ensayos, que mostraron que este fármaco redujo la estancia hospitalaria de un paciente de Covid-19 en un promedio de cuatro días.
  • El gobierno dio permiso a Gilead Sciences para comenzar a comercializar el medicamento como un tratamiento Covid-19. Lo que significaba que Gilead tenía que establecer un precio.

Esta no era la primera vez que la compañía se enfrentaba a una decisión de precios de alto perfil. En 2013, después de desarrollar Sovaldi, el primer medicamento para curar la hepatitis C, Gilead fijó el precio de un tratamiento de tres meses en 84.000 dólares.

¿Qué más leer?

España reserva las primeras dosis de la vacuna de Astrazeneca

El retroceso fue intenso. John Rother, jefe de la Coalición Nacional para la Atención de la Salud, un grupo de defensa, calificó el precio como "completamente irracional" e "insostenible".

Para el caso de Remdesivir, Gilead estableció un precio de 2.340 dólares para un tratamiento completo de seis viales en la mayor parte del mundo desarrollado.

¿Cómo justificó la compañía su decisión de fijación de precios? En un carta abierta. El director ejecutivo O'Day escribió que reducir la hospitalización de los pacientes de Covid-19 en cuatro días ahorraría al menos 12.000 dólares. "Hemos decidido fijar un precio del Remdesivir muy por debajo de ese valor", escribió.

Aun así, esa es una forma de fijación de precios basada en el valor, ya que no se basa en lo que cuesta desarrollar el medicamento, sino en cuánto se estima que salvará el sistema de atención médica.

La compañía también dijo que es probable que el medicamento agregue 2.800 millones en ingresos en la segunda mitad de 2020.

Compromiso de Astrazeneca

Mientras tanto, un puñado de empresas, incluidas Astrazeneca  y Johnson & Johnson, han prometido no obtener ganancias si logran desarrollar una vacuna. El laboratorio británico ha sido particularmente firme en este punto.

"Sentimos que hay un momento en la vida en que las empresas deben intensificar y hacer una contribución", aseguró la empresa en la publicación de resultados más reciente. 

Doble cara de Pfizer

Al principio, Pfizer también hizo sonar como si no le preocupara beneficiarse de una vacuna. Young, director de negocios de la compañía, dijo en esa conferencia de biotecnología que Pfizer se sumergió en la investigación de vacunas sin pensar en el retorno de la inversión.

"Todo lo que importaba en este momento es desarrollar una vacuna segura y efectiva", aseguró.

Pfiezer generará 12.000 millones solo en los EE.UU., según Bloomberg Intelligence

A finales de julio, sin embargo, Pfizer firmó un acuerdo para entregar 100 millones de dosis al gobierno de los EE.UU. por 1.950 millones. Eso estableció un precio efectivo de 19,50 dólares por dosis. (Pfizer supone que las personas necesitarán dos dosis, lo que eleva el costo del tratamiento a 39 dólares).

La firma generará unos 12.000 millones en ingresos solo en los EE.UU. para la compañía, según el analista de Bloomberg Intelligence, Sam Fazeli.

¿Qué sucede una vez que termina la emergencia inmediata?

Parece probable que las vacunas Covid-19 se requerirán anualmente, al igual que las vacunas contra la gripe. 

Durante la presentación de resultados, la jefa de Pfizer Biopharmaceuticals, Angela Hwang, dijo que una vez que la vacuna se convierta en un evento estacional, la compañía se acercaría a un enfoque de precios basado en el valor. Lo que significa precios más altos.

Al final, es difícil imaginar una industria farmacéutica pospandémica que sea muy diferente de la que tenemos ahora. Si está actuando de manera diferente en este momento es porque cualquier indicio de especulación sería un desastre de relaciones públicas.

Las compañías farmacéuticas cambiarán solo si la sociedad en general cambia: cuando los trabajadores reciban más salarios y los altos ejecutivos menos. Cuando las compañías dejan de bailar al son de Wall Street. Cuando un científico puede otorgar una patente, como hizo Jonas Salk hace muchos años, y no ser considerado un tonto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses