Economía y política

Lagarde admite que el BCE se está quedando sin munición

Sus palabras pueden impulsar el vuelo de los halcones

Christine Lagarde

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, ha puesto el dedo en la llaga esta mañana durante su intervención en la comisión de Economía de la Eurocámara al afirmar que el BCE tiene un alcance de acción significativamente reducido, en definitiva, que se está quedando sin munición para hacer frente a las amenazas actuales.

Lagarde ha reconocido que los diez años de crisis económica, que ha obligado al BCE a sacar toda su artillería (como ha sido la bajada de tipos de interés, la compra de venta y la puesta en negativo de la facilidad de depósito), ha dejado sin recursos a los líderes políticos para afrontar nuevas recesiones.

Sus palabras reafirman las críticas de los halcones del organismo, que han sido muy duros con las medidas expansivas aprobadas por el anterior presidente de la institución, Mario Draghi, y que provocó la dimisión de la consejera alemana Sabine Lautenschlaeger, muy en contra de retrasar la normalización de la política monetaria y de las últimas compras de bonos a razón de 20.000 millones de euros al mes.

Mientras se espera que el BCE concluya su revisión estratégica, algo que le ocupará todo el ejercicio de 2020, Lagarde achaca estas limitaciones a los bajos tipos de interés y un entorno de debilidad inflacionista.

“La economía de la zona del euro sigue siendo relativamente resistente y el crecimiento está en línea con las expectativas, todavía con un impulso modesto”, señala Lagarde.

En este entorno, también ha hecho mención a la incertidumbre que provoca la crisis sanitaria del coronavirus, que afectará, precisamente, al crecimiento de la región. "Lo estamos analizando con mucho cuidado y el punto de referencia natural es mirar eventos anteriores, ya sea SARS u otras pandemias ", ha señalado, a la vez que ha intentado hacer un llamamiento a la calma puesto que "la historia nos dice que estas crisis tienen un efecto significativo a corto plazo, pero no duradero”

Cambio inflacionista

Hasta que la revisión estratégica de la política monetaria esté lista, el BCE está tomando como referencia varios indicadores de inflación subyacente, donde reflejan una mayor presión de precios, que se mantendrán de manera continuada en el tiempo. La inclusión de estos subyacentes permitió a Lagarde, en la última rueda de prensa, mostrarse relativamente optimista.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses

¿Qué más leer?