Economía y política

La pandemia rompe el esquisto y deja el mercado del petróleo en manos de la OPEP

La OPEP celebra cumbre pero por primera vez en años el auge del esquisto no estará entre sus prioridades

La OPEP vuelve a tener la ventaja en el mercado del petróleo

Los ministros de petróleo de la OPEP tienen varios desafíos encima de la mesa en la cumbre crucial esta semana, pero por primera vez en años el auge del esquisto no estará en la parte superior de la lista.

Una pandemia mundial devastadora y un ajuste de cuentas con Wall Street parecen haber roto la determinación de los inversores de esquisto que convirtieron a los Estados Unidos en el mayor productor de petróleo del mundo. 

¿Qué más leer?

Los precios del petróleo rondarán los 50 dólares los próximos tres años

Han llegado a su fin años de crecimiento vertiginoso, a expensas de los rudos capos de Oriente Medio y Rusia. Si alguna vez hubo alguna duda, ahora está muy claro quién tiene la ventaja en el mercado mundial del petróleo.

Control total de los precios

"En el futuro, ciertamente creemos que la OPEP será el productor oscilante, realmente, con el control total de los precios del petróleo", dijo a principios de este mes Bill Thomas, director ejecutivo de EOG Resources, el mayor productor independiente de esquisto por valor de mercado.  

“No queremos poner a la OPEP en una situación en la que se sienta amenazada, como si estuviéramos tomando participación de mercado mientras ellos apuntalan los precios del petróleo”, explicó.

La producción se aplanará

La prudencia de la industria del esquisto, también repetida por los directores ejecutivos de Pioneer Natural Resources y Occidental Petroleum, significa que la producción probablemente se aplanará después de una fuerte caída este año. 

La producción de petróleo de los EEUU finalizará en 2021 con cerca de 11 millones de barriles por día, aproximadamente lo mismo que ahora, según las previsiones de IHS Markit, Rystad Energy, Enverus y la Administración de Información de Energía de los EEUU.

"No veo más crecimiento hasta 2022, 2023, y será muy, muy ligero en lo que respecta a la industria de esquisto de los EEUU que volverá a crecer", dijo el CEO de Pioneer, Scott Sheffield, quien dirigirá la cuarta compañía de esquisto más grande del país después de que su empresa complete la adquisición de Parsley Energy.

Alivio para la OPEP 

Eso seguramente será un alivio para la OPEP y sus aliados.

A principios de 2020, los esfuerzos del grupo por controlar los precios se enfrentaban a crecientes dificultades. Los avances en perforación horizontal y fracturación hidráulica que marcaron el comienzo de la revolución del esquisto hicieron que pareciera que el crecimiento de la producción estadounidense nunca podría terminar. 

¿Qué más leer?

El petróleo se sitúa en niveles de septiembre por las buenas noticias sobre las vacunas

La producción superó los 13 millones de barriles diarios por primera vez en febrero.

Luego llegó el Covid-19, la gente de todo el mundo dejó de conducir y volar, y el mercado del petróleo colapsó. El presidente Donald Trump negoció un acuerdo histórico con la OPEP en abril para eliminar casi una décima parte de la producción mundial del mercado. 

Dijo que la contribución de Estados Unidos vendría en forma de recortes impulsados ​​por el mercado.

Quiebra de productores de esquisto

Ese compromiso se cumplió más rápido de lo que la mayoría de las previsiones apuntaban y marcó una gran diferencia. Los inversores, que ya estaban cansados ​​de la quema de efectivo de la industria del esquisto, se retiraron del sector y varios productores quebraron. 

Antes de que terminara el verano, la producción estadounidense se había derrumbado en 3,4 millones de barriles por día, casi lo mismo que eliminar a los Emiratos Árabes Unidos en su pico de producción.

Ahora, cuando el cartel se reúna en una reunión virtual este 30 de noviembre y la alianza OPEP + más amplia el 1 de diciembre, probablemente estarán más enfocados en el impacto de la pandemia en el consumo de combustible. La mayor parte del crudo que el grupo sacó del mercado ya se ha recuperado con éxito sin problemas.

Si bien la retirada del esquisto ha facilitado la vida de la OPEP, para la industria petrolera estadounidense ha sido brutal. Ha habido 43 quiebras de empresas de exploración y producción este año hasta octubre, según un informe de la firma de abogados Haynes & Boone.


 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.