Economía y política

La guerra comercial ataca a Europa con especial daño a España: 3.100 millones en aranceles

La guerra comercial inicia un nuevo capitulo en Europa con posibles aranceles de 3.100 millones de dólares a la Unión Europea y el Reino Unido por parte de los Estados Unidos

La guerra comercial acecha a Europa con aranceles a alimentos y sector aeronáutico

La guerra comercial ataca a Europa después de que los Estados Unidos contemplen nuevos aranceles por valor de 3.1000 millones de dólares a importaciones de la Unión Europea y el Reino Unido. Los países de la Unión más afectados serían Francia, Alemania y España.

El presidente estadounidense, Donald Trump, no olvida su deseo de lanzar un arsenal de impuestos contra multitud de productos comunitarios, algunos de ellos muy sensibles para la economía española.

La aceituna española vuelve a estar en foco del Departamento de Comercio de los Estados Unidos. Esta industria ya sufre las primeras imposiciones de Trump, sobre todo la aceituna negra, y los empresarios del sur de España dedicados a este producto ven cómo se vuelve a poner en jaque el futuro de sus negocios que tienen en los Estados Unidos, su gran fuente de beneficios.

Este fruto no sería el único alimento afectado. La administración estadounidense también quiere aumentar los aranceles a otro producto clásico español y de referencia en Francia, el queso, o a derivados de la leche como el yogur.

Las bebidas también están en la lista, cerveza y ginebra principalmente, por lo que Alemania y el Reino Unido serían los principales damnificados.

La declaración lanzada por el representante comercial de los Estados Unidos establece un periodo de un mes, hasta el 26 de julio, para realizar comentarios, ampliaciones y reclamaciones al respecto.

Golpe a las marcas de lujo

Además de las bebidas mencionadas también están el coñac y el champán, por lo que gigantes del lujo como Remy Cointreau, Pernod Ricard o LVMH verían mermadas sus cuentas.

Las marcas de lujo comenzaban ahora su remontada en bolsa y ventas gracias a la reapertura del mercado asiático y el fin de los confinamientos en los países desarrollados. Ahora se les abre un nuevo frente.

La decisión de los Estados Unidos podría acelerar los planes del sector de lujo para compensar las pérdidas generadas por la guerra comercial

De confirmarse los peores presagios, con mayores gravámenes también a objetos o ropa de lujo como los de Ginvechy o Hermes, estas compañías podrían ampliar aún más su apuesta por Asia.

Desde hace unos años el principal foco de crecimiento de negocio y aumento de ventas para estas empresas es Asia, concretamente la región China-Hong Kong-Singapur. Las firmas vieron en esta geografía la mejor fórmula para solventar la crisis económica y esperan que hasta el 40% de sus ventas provengan de estos países.

Alemania y la cerveza

El mayo daño para el motor de la economía de la zona del euro, Alemania, vendría por las cervezas. Las grandes cerveceras verían cómo se disminuiría la demanda de su bebida mientras está en jaque las celebraciones del Oktoberfest por el coronavirus.

El daño se extendería de nuevo a España y otros países como Italia o Escocia por los diferentes licores de referencia que producen. Unos impuestos que se sumarían al arancel adicional del 25% impuesto por Washington al whiskey irlandés y escocés.

El Consejo de Destilados Espirituosos de los Estados Unidos se enfrentó al Gobierno por estos impuestos y amenazan por “intensificar” el comercio con Europa y aseguró que los aranceles “ponen en peligro puestos de trabajo en los Estados Unidos”.

Lo mismo sucede con la ginebra en el Reino Unido, productores y vendedores clásicos como Diaego, Tanqueray, Beefeater o Hendricks ven peligrar sus ventas.

La aviación, señalada

Airbus también está bajo la lupa y más después de que la Organización Mundial de Comercio autorizase al Gobierno estadounidense a que tomase represalias contra las exportaciones en este sector de la UE con aranceles de 7.500 millones de dólares.

Hasta la fecha, los productos de esta compañía tienen impuestos unos aranceles del 10 y el 15%, pero el objetivo es aumentar las tarifas para presionar a Bruselas a aceptar un acuerdo que sea beneficios para la nacional Boeing.

En este sentido, la Comisión Europa está dispuesta a contraatacar para proteger a sus industrias esenciales e imponer también aranceles a los Estados Unidos, por lo que las conversaciones entre ambos actores están rotas en este punto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.