Economía y política

Inyección o aerosol. El dilema de las vacunas anti Covid-19

Los científicos esperan generar respuestas inmunes superiores con vacunas inhaladas

Los nuevos hallazgos en el campo de las vacunas dan alas a los ETF de biotecnología.

Las vacunas Covid-19 más cercanas a la línea de meta están diseñadas para inyectarse en el brazo. Los investigadores están analizando si pueden obtener una mejor protección de las vacunas que combaten el virus en su punto de ataque: la nariz y la boca.

La mayoría de las vacunas en pruebas en humanos requieren dos inyecciones para su efectividad, y los desarrolladores aún no están seguros de si evitarán infecciones. 

¿Qué más leer?

Cómo Rusia acortó los plazos para proclamarse ganadora en la carrera por la vacuna Covid-19

Los científicos esperan generar respuestas inmunes superiores con vacunas inhaladas que se dirijan directamente a las células de las vías respiratorias que invade el virus.

El papel de las vacunas en aerosol

Las vacunas en aerosol e inhaladas que se está desarrollando en los Estados Unidos, Gran Bretaña y Hong Kong podría desempeñar un papel importante para ayudar a la sociedad a escapar de las restricciones que han trastornado las economías y la vida cotidiana. 

Entre sus objetivos está evitar que el patógeno crezca en la nariz, un punto desde el que puede extenderse al resto del cuerpo y a otras personas.

“La inmunidad local es importante”, comentó Frances Lund, inmunóloga de la Universidad de Alabama en Birmingham que trabaja con Biotech Altimmune Inc. en una inoculación nasal en etapa temprana. "Las vacunas que se pueden entregar para generar eso tendrán algunas ventajas sobre las vacunas que se administran sistémicamente".

La mayoría de los primeros desarrolladores de vacunas se centraron en una ruta familiar, las inyecciones, considerada la más rápida para proteger al mundo de las enfermedades.

Mejor protección contra los virus 

Los fabricantes de vacunas inhaladas cuentan con algunas de las características únicas de los pulmones, la nariz y la garganta, que están revestidos de mucosa. Este tejido contiene altos niveles de proteínas inmunes, llamadas IgA, que bridan una mejor protección contra los virus respiratorios.

La activación de estas armas inmunes, teorizan, puede proteger áreas más profundas de los pulmones donde el SARS-CoV-2 causa el mayor daño. También pueden mejorar las posibilidades de que las vacunas bloqueen la transmisión.

¿Qué más leer?

Astrazeneca podría lucrarse con su vacuna a partir de julio

“La primera generación de vacunas probablemente protegerá a mucha gente”, explicó Michael Diamond, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Washington en St. Louis. 

“Pero creo que son las vacunas de segunda y tercera generación, y tal vez las vacunas intranasales serán un componente clave de esto, las que finalmente serán necesarias. De lo contrario, continuaremos teniendo transmisión comunitaria ".

En un estudio de ratones en agosto, Diamond y su equipo encontraron que la administración de una vacuna experimental por la nariz creaba una fuerte respuesta inmune en todo el cuerpo; el abordaje fue especialmente efectivo en la nariz y el tracto respiratorio, evitando que la infección se afianzara. Bharat Biotech de India y Precision Virologics, con sede en St. Louis, obtuvieron el mes pasado los derechos de la tecnología de dosis única.

Las vacunas que se  rocían por la nariz  o se inhalan pueden tener otros beneficios prácticos. No requieren agujas, es posible que no sea necesario almacenarlas y enviarlas a bajas temperaturas y pueden reducir la necesidad de que los trabajadores de salud las administren.

"Cuando está pensando en intentar distribuir eso en todo el mundo, si no necesita una vacuna inyectable, su cumplimiento aumenta porque a la gente no le gusta recibir inyecciones", según Lund, el investigador con sede en Alabama. "Pero en segundo lugar, el nivel de experiencia necesario para administrar esa vacuna es significativamente diferente".

¿Qué más leer?

Una vacuna experimental en aerosol se probará en humanos en noviembre

Altimmune, con sede en Gaithersburg, Maryland, planea ingresar a las pruebas en humanos con una vacuna nasal en el cuarto trimestre después de estudios positivos en ratones. 

También en la Universidad de Oxford

Los científicos de la Universidad de Oxford, donde se diseñó una vacuna prometedora en desarrollo en Astrazeneca, y el Imperial College London también están planificando estudios de vacunas inhaladas ligeramente diferentes.

Las inmunizaciones experimentales en Gran Bretaña se administrarían a través de una boquilla en aerosol, similar a algunas terapias para el asma. 

Los investigadores de Imperial señalan la evidencia de que la administración de vacunas contra la influenza a través de un aerosol nasal puede proteger a las personas contra enfermedades y ayudar a reducir la transmisión; están ansiosos por explorar si ese también es el caso del SARS-CoV-2. AstraZeneca fabrica la vacuna en aerosol nasal FluMist.

Los datos de los estudios de la vacuna Oxford inhalada podrían llegar a principios del año nuevo, seguidos de los resultados de Imperial en el segundo trimestre, según Robin Shattock, especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College.

“No sabemos si funcionará bien, pero si funciona, entonces podría ser muy importante”, dijo en una entrevista.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses