Economía y política

Invertir en logística: milenials y drones

El sector consolida su crecimiento en España

Diferentes ámbitos de la logística

Tanto tardas tanto vales. Esta es la premisa que impera, en palabras de Carlos Alonso de Linaje, decano del Consejo General de Economistas, en «un sector estratégico para la economía y las empresas. Si no somos capaces de trasladar los productos de un lugar a otro no seremos competitivos».

Lo cierto es que la globalización y su impacto en el desarrollo del comercio internacional junto con la deslocalización de la producción, la entrada de los consumidores milenials en el mercado y el uso de drones han consolidado a la logística en general, y a la inmologística en particular, como la alfombra roja de los inversores.

Actores de todo tipo han apostado por esta última rama, que en 2019 batió un nuevo récord por quinto año consecutivo. Se alcanzaron los 1.850 millones de euros de inversión, un 42 por ciento por encima de los registros del año anterior, según el último informe de BNP Paribas Real Estate.

Uno de ellos es Banca March, que de la mano de Pavasal, adquirió diez naves logísticas en Madrid, Barcelona y Valencia para acomodar las necesidades de los operadores del sector. «Nos hemos embarcado en un proyecto dentro del sector logístico pero con condiciones muy particulares en cuanto a la asunción de riesgos.

De modo que ante una eventual contracción del ciclo económico y, consecuentemente, un potencial impacto sobre la demanda de espacios logísticos, contemos con una protección en valor», explica José Cloquell, director de coinversión de Banca March.

De cara al 2020, la previsión es que se prolongue la belle epoque, aunque eso sí, de forma más sostenida. Los analistas de BNP Paribas consideran que el mercado logístico continuará estando «en el radar» de los inversores.

Todo pese a la previsión de un «potencial ajuste» en las rentabilidades motivado por el incremento de la demanda –hecho que se ya se observa en los resultados del último trimestre de 2019 en el que la rentabilidad prime se situó por primera vez por debajo del 5 por ciento, en concreto en el 4,90 por ciento–.

La gallina de oro del comercio electrónico

El número de transacciones virtuales superaron los 221,3 millones y su facturación en España rozó los 12.000 millones de euros, durante el segundo trimestre del año (últimos datos publicados por la CNMC), lo que significa un 29 por ciento más interanual.

Precisamente es este una de las claves que lleva a Miguel Ángel Bernal, economista y profesor de la Fundación de Estudios Financieros, a afirmar que «la logística tiene un enorme potencial de crecimiento».

Ahora bien, «el sector se caracterizará por las concentraciones y el establecimiento de grandes redes de distribución punto por punto a nivel mundial, en el que jugarán un papel importante las nuevas tecnologías, que ya están cambiando el sistema de reparto».

Misma opinión comparte, el director de coinversión de Banca March. «La logística cuenta con un gran reto para poder atender, en el entorno más cercano posible de los grandes núcleos urbanos, la inmediatez que la demanda del consumo actual requiere, y que eventualmente necesitará de una adaptación, también, de dichos núcleos urbanos».

España como plataforma de conexión Asia – Latinoamérica

La posición geoestratégica de España como enlace con Latinoamérica ha situado al país en el punto de mira de las plataformas asiáticas. Gigantes como Alibaba o Tmall, entre otras, están en pleno proceso de análisis para ubicar sus posicionamientos estratégicos de cara a su conexión con América Latina.

Buscar un enclave aliado, competitivo, que ejerza como nodo de consolidación y transbordo de mercancía, interconectado y que facilite flujos es clave para su productividad. Ahí es donde España, como economía y como país con una posición muy oportuna geoestratégicamente hablando, puede jugar un papel clave para estas plataformas.

Apreciación en la que coincide Alonso de Linaja: «Somos un país periférico que si bien para los movimientos de logística terrestre con Europa tenemos mayores dificultades, podemos ganar la partida de la interconexión con Asia y Latinoamérica. Ahora bien, hay que afianzar las ventajas que ofrece la intermodalidad».

Sin embargo, todavía quedan muchos retos por afrontar. El primero de ellos es que «en España existe un volumen considerable de espacios industriales y logísticos, pero creemos que existe, también, capacidad de reacondicionamiento de dicho espacio, así como de desarrollo de nuevos activos para atender las necesidades de los operadores logísticos», señala Cloquell.

Por otra parte, la entrada de los operadores asiáticos podría perjudicar a las empresas logísticas españolas de menor tamaño. «Es probable que se produzca un elevado número de compras, fusiones o absorciones en el segmento de las pymes», opina Bernal. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.