Economía y política

El petróleo y el Covid-19 tumban la economía de Arabia Saudí

El petróleo y el Covid-19 lastran la economía de Arabia Saudí y arrastran al resto de la región

La caída del petróleo y la propagación del Covid-19 dañan las arcas de Arabia Saudí con un efecto de arrastre sobre el resto de la región

El petróleo y el Covid-19 tumban la economía de Arabia Saudí y arrastran al resto de la región después de que Riad informase de su decisión de tomar medidas económicas que podrían ser “dolorosas” para combatir el impacto de la pandemia en el país.

¿Qué más leer?

La nueva guerra del petróleo pasa por el almacenamiento marítimo

Las cifras del virus en el reino, que ya realiza test masivos desde hace varias semanas, son inferiores a las de otras geografías con 25.500 contagiados y 176 fallecidos, por lo que detrás de las medidas económicas está también las caídas del precio del crudo y el exceso de oferta.

Y es que, el ministro de Finanzas del reino, Mohamed al Yadaan, asegura que los beneficios empresariales cayeron y por ello se antojan necesarias “medidas estrictas para la estabilidad financiera pública”.

Los petrodólares no discurren con fluidez desde que los precios del crudo de referencia en Oriente se fuesen a mínimos del siglo pasado y ahora Arabia Saudí debe “reducir extremadamente el gasto público”, señala el ministro.

La primera opción, además de la reducción de gastos, pasaría por prorrogar los macroproyectos de su programa “Visión 2030” cuya ejecución estaba ligada al buen desempeño del mercado del oro negro.

Moody´s rebaja las perspectivas

Ahora las prioridades cambian y por la caída de los ingresos derivados del petróleo el gobierno del rey Bil Salmán reconfigurará su estrategia económica mientras dure la pandemia puesto que ya informan que los beneficios de sus empresas se verán mermados el resto del año y de ellos dependen los gastos públicos.

Esta nueva posición de la potencia regional es la confirmación a la decisión de la agencia de calificación crediticia Moody`s que el viernes optó reducir la perspectiva del gobierno de “estable” a "negativa”.

Moody´s expuso que ahora existen “mayores riesgos a la baja para la fortaleza fiscal de Arabia Saudí”. Pese a todo, la calificación se mantuvo en A1, parte alta según la tabla de esta agencia, y un nivel superior a la que tiene fijada Fitch.

El ministro apuntó que se trata “de la peor crisis en varias décadas” y de esta afirmación el mercado espera un recorte del gasto del gobierno próximo al 30%, puesto que a dicha testitura hay que sumar una devaluación de su divisa puede ser “demasiado costosa” y la mejor opción es “adaptarse al ‘shock’ del petróleo con cambios fiscales”, señalan desde Goldman Sachs.

Las bolsas recogen la decisión

Los mercados árabes ya recogen el nuevo marco con caídas de calado. El principal indicador de Riad, el Tadawull All Share, cerró la primera sesión de su semana bursátil con un retroceso del 7,4% y arrastró a los parqués de la zona con caídas también de calado en los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar y Egipto.

Más de 100 acciones saudís perdieron entre un 9,5% y un 10%

Se trata, en caso de la plaza saudí, de la mayor caída en dos meses con Aramco, la petrolera estatal y mayor cotizada del mundo, retrocediendo un 5,2%.

Las entidades financieran tammbién sufrieron daños con el Rajhi Bank, el National Commercial Bank y el Saudi British Bank que cayeron, mínimo, un 6,7% cada uno.

Efecto arrastre

Con las caídas bursátiles en el resto de la región los inversores ya empiezan a descontar que dichos gobiernos podrían llevar el mismo camino que Riad.

Ahora el mercado se pregunta cuánto tardará la región en recuperar su actividad productiva mientras dure la pandemia y compensar con ello la bajada en los precios del petróleo, puesto que en caso de no recuperar el tono económico estos gobiernos también recortarán el gasto y frenarán las inversiones.

El analista de mercados de FXTM Jameel Ahmad​ señala que se tratan de unas declaraciones, las del ministro de Finanzas saudí, “contundentes y honestas” aunque por otro lado espera apoyos fiscales como los de los Estados Unidos o Japón.

Por su parte, el jefe de estrategia de capital de Tellimer en Dubai, Hasnain Malik, habla de un tono “duro” del ministro y que no muestran “ningún riesgo nuevo en el país”.

Así, los califica como un “recordatorio” para los inversores y los actores internacionales “que confunden la situación del petróleo con una solución para los desafíos del reino”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.