Economía y política

Hernández de Cos apoya las compras del BCE para evitar el riesgo de deflación

El gobernador del Banco de España ha secundado la decisión del BCE de aumentar las compras de deuda frente a la pandemia en 600.000 millones de euros, hasta alcanzar 1,35 billones, debido al creciente riesgo de deflación

Pablo Hernández de Cos
Pablo Hernández de Cos

El máximo responsable del Banco de España considera que "los riesgos deflacionarios han aumentado y esa es una de las razones por las que el Banco Central Europeo está tomando las medidas que está tomando para garantizar que el riesgo no se materialice", ha manifestado en una entrevista concedida a Bloomberg News.

Aseguró que está "entre los que piensan que esta crisis es esencialmente desinflacionaria, en el sentido de que algunos de los problemas que tuvimos con la baja inflación se están acumulando".

Estas declaraciones ponen de manifiesto el temor de que la pandemia pueda llevar a la zona del euro a una espiral de caída de precios y salarios si no se toman medidas. Por ello, la decisión del BCE de incrementar hasta 1,35 billones su programa de compra de deuda ha sido la última de una serie de medidas de gasto sin precedentes que el banco central comunitario ha tomado para salvar empleos y mantener a las empresas a flote.

El BCE ha aumentado su programa de compra de bonos pandémicos en 600.000 millones de euros a 1,35 billones de euros, y lo ha prolongado hasta, al menos, junio de 2021

No obstante, Pablo Hernández de Cos cree que la demanda seguirá siendo débil en los próximos meses, incluso cuando se levanten las medidas de bloqueo; y considera probable que los consumidores se mantengan cautelosos y continúen ahorrando mientras se preocupan por perder sus empleos y por la amenaza de un nuevo brote de coronavirus. Señaló que en España existe una alta correlación entre el desempleo y las tasas de ahorro.

Medida sin precedentes

El BCE ha aumentado su programa de compra de bonos pandémicos en 600.000 millones de euros a 1,35 billones de euros, y lo ha prolongado hasta al menos junio de 2021. Esas compras ayudarán a absorber las enormes cargas de deuda que los gobiernos están acumulando, aunque los economistas ya han comenzado a decir que tendrá que hacer más a finales de este año.

"Cuando la incertidumbre es muy alta, cuando existe el riesgo de baja inflación o incluso de deflación, la respuesta de la política monetaria debe ser aún más contundente e incluso más rápida", dijo Hernández de Cos.

El objetivo del programa de bonos pandémicos es doble: calmar la volatilidad del mercado y reducir el riesgo de que la inflación se quede corta

Si bien una minoría de economistas dice que una combinación de paquetes de gasto podría conducir a una ola inflacionaria después de la crisis, las proyecciones del BCE muestran que los precios al consumidor se mantienen muy por debajo de su objetivo. Redujo su pronóstico a 1,3% para 2022, desde el 2% previsto.

Por su parte, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, manifestó que el objetivo del programa de bonos pandémicos es doble: calmar la volatilidad del mercado que podría fragmentar la zona euro y reducir el riesgo de que la inflación se quede corta.

El tema de la fragmentación del mercado "aún está presente, pero se ha estabilizado a consecuencia de este programa", dijo Hernández de Cos. Añadió que el BCE continuará ejecutando el programa según sea necesario.

En su opinión, la regla de que la deuda debe comprarse en proporción al tamaño relativo de cada economía, bajo la llamada clave de capital, es una guía, pero no una camisa de fuerza.

¿Qué más leer?

El BCE calcula que la economía de la eurozona podría caer hasta un 12%

Esa es una postura potencialmente controvertida porque la clave de capital está destinada en gran medida a garantizar que el BCE no viole la legislación de la Unión Europea sobre la financiación de los gobiernos.

¿Comprar ángeles caídos?

De Cos informó de que el Consejo de Gobierno no discutió la posibilidad de comprar bonos que caen por debajo de una calificación de grado de inversión, conocidos como ángeles caídos, pero que "obviamente no significa que no lo discutiremos en el futuro".

¿Qué más leer?

El BCE recarga su bazuca con 600.000 millones de euros

Elogió los planes de gasto lanzados por los gobiernos nacionales para apuntalar sus economías afectadas por una pandemia y dijo que sus programas estaban trabajando de la mano de la política monetaria.

"En esta crisis, hay más equilibrio", dijo. "La respuesta fiscal nacional ha sido muy fuerte y la respuesta europea está mejorando progresivamente”, aseguró.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.