Economía y política

El fin del estado de alarma modera la caída de la inflación aún en negativo

La inflación modera su caída. Los inversores temen si volverá con fuerza y el impacto que puede tener en las carteras

El cierre de comercios ha mantenido el consumo reprimido durante el estado de alarma
El cierre de comercios ha mantenido el consumo reprimido durante el estado de alarma

La finalización del estado de alarma, el pasado 22 de junio, junto a la recuperación de la actividad se nota ya en los precios, que repuntaron en junio, aunque se mantienen en negativo.

¿Qué más leer?

La inflación eleva la rentabilidad real de los depósitos

Según el dato adelantado publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), la inflación en junio de 2020 se situó en el –0,3%, lo que supone un incremento de seis décimas en su tasa anual, ya que en el mes de mayo esta variación fue del –0,9%.

En este incremento tiene un papel destacable el incremento de los precios de los carburantes y combustibles y, en menor medida, de la electricidad, frente al descenso registrado en 2019.

Por su parte, la variación anual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en el –0,3% en el mes de junio. Si este dato se confirma, la tasa anual del IPCA aumentaría seis décimas respecto al mes anterior.

De momento la inflación está controlada, pero la pregunta que se hacen los inversores es si volverá con fuerza como consecuencia de la gran cantidad de papel que están imprimiendo los bancos centrales y que tiene como objetivo, precisamente eso. 

Si la inflación repuntara tendría un gran impacto en las carteras, porque se comería parte de las ganancias de los inversores. Pero peor seria que se diera el episodio contrario: el de deflación. Ahí, los consumidores no gastarían ante la expectativa de una caída de precios aún mayor, lo que también afectaría a las inversiones. 

Bienes Covid-19

Como consecuencia de la pandemia y el coronavirus, el INE adaptó la cesta sobre la que hace la revisión de precios, creando un grupo especial de bienes Covid-19 en el que se incluyen los productos de alimentación, bebidas, tabaco, limpieza y artículos no duraderos para el hogar, productos farmacéuticos, comida para animales y artículos para el cuidado personal.

La tasa anual de este grupo en el mes de junio es del 2,3%, con lo que disminuye cinco décimas respecto a la del mes de mayo.

¿Qué más leer?

La inflación de la eurozona baja y mete presión al BCE

El apartado que más destaca por su importancia en esta agregación es alimentación y bebidas no alcohólicas, cuya tasa anual desciende siete décimas hasta el 2,8%. Por su parte, los alimentos frescos registran una tasa anual del 4,2%, más de un punto por debajo de la de mayo, mientras que los envasados sitúan su tasa en el 2,0%, tres décimas menos que la del mes pasado.

Por su parte, el grupo especial servicios Covid-19 contiene los servicios de alquiler de vivienda y garaje, la distribución de agua, alcantarillado, recogida de basuras, gastos comunitarios, electricidad, gas, gasóleo para calefacción, servicios de telefonía, música y televisión en streaming, seguros, comisiones bancarias y servicios funerarios. La variación anual de este grupo especial se sitúa en junio en el –2,4%, más de un punto y medio por encima de la registrada en mayo.

Variación mensual

Los precios de consumo registraron en junio una tasa del 0,5% respecto al mes de mayo, según el indicador adelantado del IPC. Por su parte, la variación mensual del indicador adelantado del IPCA se sitúa en junio en el 0,4%.

Por su parte, los productos incluidos en el grupo especial bienes Covid-19 disminuyeron sus precios en junio un 0,2% respecto al mes de mayo. Los productos de alimentación y bebidas no alcohólicas descienden sus precios un 0,3% en el mes de junio, la misma tasa mensual registrada por los alimentos frescos y los envasados.

Asimismo, los servicios que forman parte del grupo especial servicios se incrementan un 1,2% este mes respecto al mes anterior, a consecuencia de la subida de los precios de la electricidad.

Tres meses en negativo

La inflación lleva tres meses en negativo. En concreto, en marzo, cuando a mediados de mes se declaró el estado de alarma, los precios se situaron en el 0% desde el 0,7%,, en el que cerró febrero.

Pero fue más acusada la caída sufrida en abril, al registrar una caída del 7 décimas hasta el -0,7%, mientras que en mayo, el IPC siguió perforando mínimos, al descender 2 décimas, hasta situarse en el -0,9%.

La inflación marcó máximos en los dos últimos años en el 1,5% en abril de 2019.

 

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses