Economía y política

El coronavirus desnuda las debilidades de Estados Unidos

La primera economía mundial ya presentaba síntomas antes de la pandemia pero estos se han agudizado con la enfermedad

El coronavirus ha agudizado algunas debilidades de la economía de Estados Unidos.
El coronavirus ha agudizado algunas debilidades de la economía de Estados Unidos.

El coronavirus está poniendo contra las cuerdas los sistemas sanitarios y las finanzas de la mayoría de los países. Y la primera economía del mundo no es una excepción.

Con más de 500.000 casos de Covid-19 registrados oficialmente y cerca de 20.000 víctimas mortales de la enfermedad, Washington maniobra para poner en marcha medidas de estímulo fiscal sin precedentes.

Pero estas podrían profundizar aún más algunas de las debilidades que el país ya presentaba antes de la pandemia y que quedaban solapadas por el brillo del pleno empleo y de la racha de expansión más prolongada de su historia, dos circunstancias que el maligno virus ha hecho esfumarse súbitamente.

Pero, ¿cuáles son esas debilidades que corren el riesgo de agudizarse en las presentes circunstancias?

1.- El frenazo económico. Que el motor económico estadounidense estaba ralentizándose antes de la crisis era un hecho. Pero esta epidemia ha frenado por completo su expansión.

Así lo atestiguan las perspectivas de las diferentes casas de análisis. En concreto, Bank of America cree que el PIB estadounidense se contraerá un 0,8% en el conjunto del año; mientras que JP Morgan prevé una contracción del 1,9% y Morgan Stanley eleva el frenazo hasta el -3%. Por su parte, Goldman Sachs es aún más pesimista y lo sitúa en el -3,8%.

De los grandes bancos de inversión americanos, solo Citigroup sigue pronosticando expansión económica (aunque a un rimo muy inferior al que había antes de la irrupción de la pandemia). En concreto, lo sitúa en el 1,4%. Esta situación de debilitamiento económico provocará que el desempleo se dispare hasta niveles del 10%, según Scope Ratings.

2.- Empeoramiento de las finanzas públicas del país.

El paquete de estímulos impulsado por el presidente Donald Trump para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia se eleva a 2 billones de dólares, alrededor del 9% del PIB. Una herramienta probablemente muy necesaria pero que se prevé que aumente el déficit público hasta situarlo alrededor del 15% del PIB, lo que elevará la deuda hasta casi el 125% del PIB a finales de este año, según Scope Ratings.

Por eso, la empresa advierte: “La combinación de elevados déficits fiscales y un menor crecimiento potencial impide una trayectoria descendente en la relación entre la deuda pública y el PIB, que esperamos que aumente por encima del 130% en los próximos años. Esto está notablemente por encima de los ratios de deuda esperados de Francia, en torno al 110%, así como de Reino Unido, de algo menos del 100%, para finales de 2020”.

3.- La polarización política impide hacer necesarias reformas estructurales

Estados Unidos no es ajeno a un fenómeno que se está dando en todo el mundo: el incremento de los populismos y de la polarización política. Una evolución aparentemente externa a la economía pero que tiene sus efectos directos sobre la misma, al dificultar enormemente la adopción de soluciones valientes que permitan abordar las debilidades estructurales del país.

“Creemos que esta polarización va a persistir también después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos del 3 de noviembre”, advierte el informe de Scope Ratings.

 

 

 

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses