Economía y política

Hugh Elliot, embajador británico en España: "No hay que tener miedo al Brexit"

El embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, asegura en el foro CIO 2020 que el acuerdo comercial que está negociando su país con la UE beneficiará a ambas partes y que está basado en el tratado de libre comercio que su país ha suscrito con Canadá

De izquierda a derecha: Alejandro Ramírez, director de la revista INVERSIÓN, Hugh Elliot y Emilio Lamo de Espinosa.

Los riesgos geopolíticos originados por las tensiones en Oriente Medio, por las elecciones presidenciales en los Estados Unidos y por el coronavirus pueden afectar a corto y medio plazo a los mercados.

“Lo que no lo hará será el Brexit”, afirmó el embajador del Reino Unido en España, Hugh Elliot, en el CIO Summit 2020 organizado por la revista INVERSIÓN.

En el foro orientado a directores de inversión (CIO) más importante de España, el embajador británico y Emilio Lamo de Espinosa, presidente del Real Instituto Elcano, debatieron sobre los riesgos geopolíticos que afectan actualmente a los mercados.

Gracias al Brexit “hemos aprendido a vacunarnos contra los referéndums”

 “No hay que tener miedo al Brexit porque no supone ningún riesgo”, aseguró Elliot, tras reconocer que las negociaciones entre el Reino Unido y la Unión Europea para alcanzar un acuerdo comercial tras el Brexit están avanzando a buen ritmo. 

Se basan en el tratado de libre comercio que el Reino Unido tiene con Canadá. Un acuerdo comercial con cero aranceles. “Ambas partes estamos negociando de buena fe para llegar a un pacto que beneficie a todos”.

El acuerdo se firmará, según el embajador, antes del 31 de diciembre de este año, ya que “el periodo de implementación debe acabar en esa fecha. No habrá una extensión”, aseguró.

Su convicción de que el acuerdo llegue en la fecha señalada se debe a que “no pedimos ningún régimen especial ni un trato excepcional para el Reino Unido”.

Vacuna contra los referéndums

Menos optimista ante el desenlace del Brexit y sus consecuencias se mostró Lamo de Espinosa, para quien “es triste” que el Reino Unido abandone la UE, ya que no beneficia a ninguna de las dos partes.

A su juicio, esta salida puede generar al Reino Unido “problemas internos” en Escocia o en Irlanda. Percepción con la que el embajador se mostró en desacuerdo y señaló que el Gobierno hizo lo que le pidieron los ciudadanos en referéndum, con lo que se reforzó la democracia.

A lo que Lamo de Espinosa contestó que el modo de solucionar los problemas que pueden existir en la UE “no es marcharse de la unión, sino constituir unos estados unidos de Europa sólidos”.

Recordó que el referéndum que apoyó al Brexit “se ganó de milagro y ha generado un problema enorme”. No obstante, considera que con esta experiencia “hemos aprendido a vacunarnos contra los referéndums”.

Grupos de trabajo con España

Las negociaciones sobre el Brexit se están haciendo de forma global con la UE, por lo que el embajador rechazó que se estén negociando acuerdos bilaterales entre el Reino Unido y España, como se ha rumoreado.

No obstante, reconoció que sí se han establecido grupos de trabajo con España para hablar de temas específicos como Gibraltar o los relacionados con la pesca, la justicia o el transporte.

Para España el Brexit también puede suponer una oportunidad para reforzar su presencia en los órganos de poder de la UE.

El cambio climático y las migraciones son riesgos globales y “a pesar de serlo, carecemos de instrumentos, también globales, para gestionarlos”

Así al menos lo reconoció Lamo de Espinosa para quien “España tiene una posición más débil en la UE de la que debería, por lo que a medida que salgan países de la unión, como ha sido el caso del Reino Unido, asumirá una responsabilidad mayor en el eje francoalemán”. Aunque reconoció que no es el mejor modo de escalar niveles.

Una forma óptima de hacerlo es, según él, ser “un país proactivo y buscar acuerdos con otras partes para incorporarlas el eje. España puede representar la voz de América Latina en la UE y la voz de la UE en América Latina. La clave está en ser un país más activo y arriesgar más”.

Por su parte, el embajador reconoció que España está en una buena posición para reforzar su poder en la UE y manifestó a los presentes: “En España os subestimáis, cuando sois un país que ha tenido un éxito tremendo y cada vez representa un papel más activo”.

Factores de riesgo

Aunque los ponentes no se pusieron de acuerdo sobre si el Brexit supone un factor de riesgo para los mercados, en lo que sí coincidieron es en que existen problemas globales que sí lo son, entre ellos la epidemia del coronavirus.

Para Elliot, las enfermedades que se contagian de animales a humanos suponen un gran riesgo, cada vez son más frecuentes y van a seguir creciendo.

También Lamo de Espinosa señaló que estas pandemias pueden ser globales, al igual que lo son otros riesgos como el cambio climático y las migraciones, y “a pesar de ser globales, carecemos de instrumentos globales para gestionarlas”.

En su opinión, la economía global está sujeta a crisis sistémicas y si China tiene una crisis económica, afectará a Alemania, lo que perjudicará a España.

“Por primera vez en la historia, la humanidad constituye una única sociedad y el grado de vinculación de unos con otros es enorme para lo positivo y para lo negativo”, apuntó.

El mejor mundo que ha existido

Pero, a pesar de que estamos experimentando cambios muy profundos, Lamo de Espinosa reconoció que vivimos "en el mejor de los mundos que ha existido nunca" y retó a los presentes a que le dijeran un periodo de la historia de Europa en que "hayamos vivido con más libertad, seguridad y prosperidad”.

Ninguno de los presentes aceptó el reto.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.