Economía y política

Divorcio entre las economías mundiales y los mercados ¿Quién tiene la razón?

Los indicadores macro son nefastos, pero los mercados descuentan una rápida recuperación en 'V', que no es del todo cierta

La vicepresidenta de asuntos económicos, Nadia Calviño
La vicepresidenta de asuntos económicos, Nadia Calviño

Poco a poco conocemos el verdadero impacto de la pandemia en las economías mundiales. Los PIB se hundieron en el segundo trimestre a niveles desconocidos, a pesar de que en mayo se produjo el inicio de la desescalada. En el caso español, este  dato demuestra que la recuperación se complica y que España necesitará 200.000 millones extra hasta 2023, tal y como explica la revista INVERSIÓN en el numero de esta semana. 

¿Qué más leer?

La eurozona registrará una caída del PIB sin precedentes

Sin embargo, el mercado bursátil se muestra mucho más resiliente a este schock, lo que revela el divorcio entre la economía y las bolsas.

Así, la economía española se desplomó en el segundo trimestre del año un 18,5%, frente al 5,20% de los tres primeros meses del año. Se trata del mayor descenso desde 1979 cuando arrancó la serie histórica. 

En tasa interanual, el hundimiento alcanza el 22,1%. Si echamos la vista atrás, en 2009, en plena crisis financiera, la economía española cayó un 3,8%.

Las cifras no son mejores en el resto de países. Alemania perdió en el segundo trimestre del año un 10,9% de su PIB, situándose en niveles de postguerra. En Francia, el desplome fue del 13,8%, mientras que en los Estados Unidos, fue del 9,5%.

Divorcio entre economía y mercados

“A pesar de que estamos en un entorno muy volátil las acciones se han mostrado resistentes. El índice de sorpresa económica global World Economic Surprise index ha llegado a máximos y el mercado sigue”, señala Luca Paolini, estratega jefe de Pictet AM.

¿Esto qué quiere decir? El caso es que la valoración de las acciones parece descontar recuperación en “V”.  Sin embargo la encuesta más reciente BoA Merrill Lynch indica que sólo el 14% de los gestores globalmente espera recuperación en “V” y que consideran que “estamos en un rally dentro de un mercado bajista”.  Esperan que la rentabilidad de las acciones sea 3 a 4% los próximos diez años, frente a 10% de los últimos diez años, recuerda Paolini.

Así, mientras que la situación macro sigue siendo muy complicada, las acciones, que registraron unas caídas muy bruscas, también registraron unas subidas bruscas hasta situarse a niveles cercanos a máximos.

Mientras esto se da, el paro en Alemania sube al 6,3%, tras verse incrementado en 635.000 desempleados. En España, sólo en el segundo trimestre se destruyeron un millón de puestos de trabajo, elevando la tasa al 15,5%.

Varias explicaciones

Paolini cree que este comportamiento de los mercados se puede achacar a varias explicaciones. 

  • Por un lado, puede haber cierto optimismo al considerar, por parte de las bolsas, que lo peor ya quedó atrás.
  • También influye en el ánimo de los inversores el hecho de que se conoce más sobre el virus, su tratamiento y se redujo la mortalidad.
  • La carrera por la vacuna, que parece que ya entra en su recta final, es otro revulsivo para os mercados. 
  • También es destacable el estímulo fiscal que supone el plan de recuperación de la UE, que cambia las reglas del juego y permite margen para gestionar las crisis, y que implica una respuesta común a la pandemia.

Pero, sobre todo, es vital en la evolución de los mercados la intervención de los bancos centrales. 

Los cinco grandes bancos centrales junto con los comerciales han creado más del doble de dinero que en 2008, hasta suponer 26,2% del PIB. 

Y es que tan sólo el Banco Central Europeo (BCE) colocó 1,35 billones de euros al sistema y las previsiones que maneja Bloomberg es que se apruebe un nuevo paquete de compras, que ascendería a 500.000 millones, en diciembre.

PIMCO, además, espera otro plan de estímulo por parte de los Estados Unidos dotado con entre 1,5 y 2 billones de dólares. 

¿Recuperación en V?

Como decíamos, los mercados parecen descontar una recuperación en “V”.vLos datos son muy ambiguos y apuntan más bien a una recuperación asimétrica. Y han varios motivos que ratifican esta creencia. 

Por un lado, los indicadores principales de actividad económica, tras una fuerte recuperación desde mediados de abril, perdieron fuerza. 

El ritmo de mejora se está aplanando por el indicador de actividad diaria Bloomberg Daily Activity Indicator -lo que coincide con un incremento récord de casos y posibilidad de segunda ola en Europa y China-.  

Los Estados Unidos están aún a 64% del nivel normal -por debajo de Europa- y otras economías siguen al 70%. Sólo China ha vuelto a niveles anteriores a la pandemia. 

¿Qué más leer?

Las ventas minoristas se recuperan con el fin del estado de alarma

La foto real se dará a conocer en el tercer trimestre de 2020 para ver si la recuperación será tan rápida como la caída. En ese sentido, los analistas de eToro albergan cierto optimsmo recalcan ya que las cifras de empleo se han recuperado más rápido de lo que se esperaba, “por lo que muchos esperan que el PIB haga lo mismo”.

En España, el consumo medido en ventas minoristas crecieron en mayo un 17,8%, lo que hace que se sitúen a cinco puntos por debajo de los niveles precrisis. Sin embargo, la inversión todavía sigue débil. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.