Economía y política

Bruselas lanza por fin su plan de recuperación

La Comisión Europea desvela en qué consiste el plan de recuperación con varias semanas de retraso

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

La respuesta de Bruselas a la crisis económica en la eurozona tardó en llegar, pero ya está aquí. La Comisión Europea (CE) creará un fondo de 750.000 millones de euros para la recuperación económica de la Unión Europea.De los cuales, España se quedará con 144.000 millones de euros.

De este importe, 500.000 millones se desembolsarán en forma de subvenciones a fondo perdido y 250.000 como préstamos, señalan el organismo. Para España le correpondería más de 77.000 millones en subvenciones y 63.000 millones en préstamos. 

El anuncio oficial se dará en el Parlamento europeo.

"La Comisión propone un Fondo de Recuperación de 750.000 millones de euros que se añade a los instrumentos comunes ya en marcha. Un viraje europeo para afrontar una crisis sin precedentes", twittea el comisario europeo de economía, Paolo Gentiloni.

Se trata del mayor paquete de estímulo fiscal lanzado por la institución.

Propuesta francoalemana

La aprobación de este fondo de reconstrucción se produce semanas después de que Francia y Alemania llegaran a un acuerdo por el cual querían impulsar un fondo de 500.000 millones de euros para la reconstrucción.

Este plan se basaba en subvenciones no reembolsables.

En palabras de la canciller alemana, el objetivo de este lanzamiento era que de la crisis actual salga una Unión Europea "fuerte y unida", y añadió que el fondo es una cantidad inicial para contrarrestar las consecuencias de la pandemia en un primer momento, pero que su alcance será mayor.

En un primer momento se haría de acuerdo con las medidas presupuestarias establecidas en el seno de la unión, lo que hizo que la propuesta fuera bienvenida por parte de la Comisión Europea.

Oposición del Norte

La solución a la crisis en Europa puso de relieve la distancia entre el Norte y el Sur.

En un primer lugar con el fracaso de la reunión del Eugroupo, tras 16 horas que fue incapaz de llegar a un acuerdo sobre la respuesta económica europea ante la crisis económica provocada por el coronavirus.

Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión  no llegaron a un acuerdo sobre el uso del fondo de rescate y la posible emisión de deuda mutualizada y los "coronabonos", para financiar la recuperación. Esta última era la propuesta que defendía España.

Mientras que con Holanda a la cabeza se oponía porque suponía que el riesgo de impago se repartía entre todos los países europeos, algo que no estaban muy de acuerdo y proponían la utilización de un mecanismo que conllevara una serie de reformas por parte de los países que lo solicitaran.

La clave era el MEDE

Tanto Francia como Alemania apostaban para que se utilizara ya el MEDE, (el Mecanismo Europeo de Estabilidad) diseñado en la anterior crisis financiera, que consiste en una línea de crédito.

Se trata de un fondo por valor de 500.000 millones de euros: 200.000 millones de euros en préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y un fondo contra el paro de la Comisión Europea dotado con 100.000 millones en créditos para financiar esquemas de reducción de jornada subvencionada y sus créditos: 200.000 millones. 

Propuesta que finalmente es la que salió adelanta en lugar de los eurobonos.

El bazuca del BCE

El Banco Central Europeo (BCE) fue el primero en actuar al comprobar que la incertidumbre de crisis provocada por la pandemia supondría un duro golpe para la economía de la región.

En primer lugar aprobó un paquete de compras de 125.000 millones de euros, que fue interpretado negativamente por el mercado puesto que esperaba más. La principal consecuencia es el aumento de los spreads de los países más afectados, los periféricos.

 De esta manera, el siguiente paso fue aprobar compras por 750.000 millones de euros, abrir el debate de la compra de colaterales.

Estas compras podrían ser escasas y obligaría al BCE a aumentar el tamaño de las compras, ya incluyendo bonos corporativos con la calificación más baja.

También apostó por mejorar la liquidez del eurosistema con varias rondas de barra libre de liquidez, las TLTRO, con un tipo de financiación del -1% y las PELTRO, también por debajo de los tipos de interés.

Desplome de las economías

Esto será insuficiente para sostener las economías de las regiones. Hoy la presidenta del BCE, Christine Lagarde, calculó que la economía de la eurozona caerá entre el 8% y el 12%, niveles que no se vieron en la crisis financiera.

¿Qué más leer?

Lagarde empeora las previsiones para la eurozona

Alemania entró en recesión técnica al caer su PIB en el primer trimestre un 2,2%. España registró la mayor caída intertrimestral de la economía, un 5,4%, desde 1970. El paro también se disparará por encima del 20%.

En cuanto a la recuperación, será más lenta de lo esperado. La economía española, que podría hundirse un 8% según el FMI, crecería alrededor del 6% en 2021.

 

 

 

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses