Economía y política

Arabia Saudí no pone precio al petróleo en otra maniobra de presión

Trump amenaza ahora con más aranceles en el petróleo

El petróleo duda ante el incremento de inventarios en los Estados Unidos y la posición de Rusia ante los recortes de producción

Las perspectivas de un acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia para poner fin a la guerra de precios del petróleo se ensombrecen conformen pasan las horas. La reunión de la OPEP prevista para mañana se ha aplazado hasta el día 9 de abril y todos los implicados en este conflicto mueven ficha.

La última maniobra ha sido de Arabia Saudi, que ha retrasado la fijación de precios para el petróleo. La medida le permite tener una mejor idea de cómo van las negociaciones antes de establecer los precios que son su arma clave en su guerra con Rusia. 

¿Qué más leer?

Petróleo. Arabia Saudí y Rusia están “muy cerca” del acuerdo

El mes pasado también pospuso la fijación de precios en medio de disputas en la OPEP  y respondió al colapso en esas conversaciones con un histórico recorte de precios.

El anuncio la semana pasada de un posible acuerdo entre Arabia Saudí y Rusia para poner fin a la guerra del petróleo llevó a los futuros del crudo a unas ganancias récord. Los precios del petróleo han caído alrededor del 50% este año, ya que la pandemia ha afectado a un tercio de la demanda mundial de petróleo. Eso significa que los productores tendrán que reducir la producción eventualmente, con o sin un acuerdo, ya que el almacenamiento tanto en tierra como en el mar está casi completo.

Irrumpe Trump

Para aumentar todavía más la tensión en el mercado petrolero, solo faltaba la irrupción del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ha amenazado con implantar nuevos aranceles para proteger a la industria energética de EE.UU. 

Trump, que fue el muñidor del posible acuerdo entre Arabia Saudi y Rusia, dijo en una conferencia de prensa que "si tengo que aplicar aranceles al crudo que venga de fuera, lo haré".

Arabia Saudí ha dejado claro que no reducirá la producción a menos que otros productores, incluido Estados Unidos, también frenen el suministro. Pero Trump respondió: "No me importa la OPEP", un cartel al que se ha opuesto toda su vida.

 

 

 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.