Maduro une la subida del salario mínimo al bitcoin venezolano

El Gobierno de Venezuela anunció la subida del salario mínimo mensual apoyándose en su propio bitcoin, que controla de forma centralizada

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró que subirá el salario mínimo mensual de su país alrededor de un 1.800 por ciento respecto a su cifra actual de 7 bolívares (1,47 euros).

Para hacerlo, no obstante, relacionó la subida con una criptomoneda que controla su propio Gobierno, y a la que atribuye un precio de unos 52,5 euros, el petro.

Publicidad

De acuerdo a la información proporcionada por Bloomberg, Maduro afirmó durante un discurso frente a 10.000 trabajadores de su ejecutivo que el salario mínimo mensual de los trabajadores subiría hasta el medio petro, la criptodivisa ideada por la Tesorería de Criptoactivos de Venezuela.

"Avancemos en la recuperación del salario mínimo nacional con base a medio Petro, la salarización de los bonos de la clase obrera y la discusión de nuevos modelos de contratos colectivos", detallaba el presidente venezolano en Twitter.

De acuerdo a estos cálculos, por tanto, el salario mínimo mensual de cada venezolano subiría a partir de ahora automáticamente hasta el entorno de los 26 euros.

La cotización de esta suerte de bitcoin venezolano en las plataformas de intercambio locales del país que pueden comprarlo y venderlo, no obstante, es difícil de rastrear, y obliga a confiar en la equiparación ofrecida por el gobierno del propio Maduro en la web de la TCV.

El origen del petro

Haciendo una síntesis del nacimiento de las criptomonedas, se podría decir que activos como el bitcoin surgieron con una intención ensoñadora de democratizar las finanzas, alejándolas de una regulación centralizada y facilitando el acceso a los mercados de todas las regiones del mundo.

Desde su concepción hasta hoy, sin embargo, las criptodivisas han ido penetrando mercados y sectores más tradicionales, y también han sido "víctimas" de una centralización institucional por parte de bancos centrales que han querido aprovechar los beneficios de la tecnología blockchain para crear sus propias divisas digitales (CBDC), así como de gobiernos que han querido sacar tajada del discurso revolucionario de los criptoactivos.

Publicidad
Publicidad

Algo así ha ocurrido con el petro.

"El petro tiene su origen en el ideal del presidente Hugo Chávez de crear una moneda fuerte respaldada por las riquezas naturales venezolanas", señala el folleto de emisión del petro colgado en la web de la criptomoneda.

"El presidente Nicolás Maduro ha establecido el petro como una manera de responder a estas estructuras de dominación y perversión hacia la economía mundial. El petro [...] representa la esperanza de una población que se renueva y busca la construcción de un sistema financiero no convencional, inclusivo y justo", añade.

Publicidad

Las contradicciones de la centralización de la criptomoneda

Para lograr estos objetivos teóricos detallados en su folleto de emisión, el petro se apoya en su propia blockchain, que aspira a convertir la criptomoneda "en una herramienta financiera digital transparente, respaldada por los commodities venezolanos" como el petróleo, el oro o el hierro.

El explorador de esta cadena de bloques que permitiría ver las transacciones realizadas entre cada usuario, sin embargo, y al contrario que el resto de la página web del petro, es inaccesible.

El petro, además, no puede intercambiarse fuera de las plataformas controladas por el Gobierno venezolano.

Con estas características, por tanto, más que en una criptomoneda el petro podría definirse como una moneda digital (CBDC) a merced de la TCV, la empresa del Estado que tiene como misión realizar la emisión, custodia, recaudación, y distribución de criptoactivos.

Publicidad

La propia TCV ofrece, asimismo, una calculadora que arroja equivalencias del petro con distintas divisas, como el euro o el dólar, basadas en estos criterios de equiparación sobre la base de una cesta de materias primas.

Al margen de ese registro, los grandes brokers internacionales no cuentan con esta divisa digital en su plataforma, y las plataformas locales que, de acuerdo a la información del propio gobierno ofrecen la criptomoneda - como Patria Remesas, VEX, o el Banco de Venezuela -, no ofrecen una valoración de la misma.

La última cotización que había realizado la Superintendencia Nacional de Criptoactivos de Venezuela (Sunacrip) en diciembre aseguraba que "el petro, se ha vuelto tendencia tras un aumento progresivo de su cotización, hasta alcanzar los 54 dólares".

En portada

Noticias de