Generalitat avisa de que el laudo sobre Eulen no asegura la paz en El Prat

El secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, ha avisado hoy que el laudo del árbitro Marcos Peña[…]

El secretario general de Trabajo de la Generalitat, Josep Ginesta, ha avisado hoy que el laudo del árbitro Marcos Peña sobre el conflicto laboral de Eulen en los controles de seguridad del Aeropuerto de Barcelona-El Prat no garantiza la paz social en el futuro, dadas sus limitaciones formales.

"Cuando se impone un laudo, es difícil conseguir la paz", ha subrayado en declaraciones a los medios tras conocer el laudo, que establece un complemento salarial de puesto de trabajo de 200 euros por doce meses, que absorbe los anteriores, y suprime las sanciones.

Para Ginesta, hay tres problemas en este laudo, que copia prácticamente la propuesta que ya hizo la mediación de la Generalitat en su día, y que los trabajadores rechazaron en dos ocasiones.

En primer lugar, a su juicio el laudo no blinda a la plantilla de posibles sanciones en el futuro: "Sólo reconoce la protección para los que ya han sido despedidos o quienes ya tienen expedientes, no quienes no tienen, y queda abierto para que en el futuro Eulen pueda tomar represalias".

De hecho, el comité de huelga de Eulen mantiene la convocatoria de nuevos parones todos los viernes, a partir del 8 de septiembre, para reclamar que la empresa se comprometa a no sancionar a ningún trabajador en los próximos 60 días, plazo en que la compañía puede expedientar a los empleados que considere que han incumplido los servicios mínimos en anteriores huelgas.

El segundo punto de posible controversia es que el laudo no establece que los pluses no son "absorbibles", lo que significa que si el convenio Estatal del sector contemplara en un futuro algún tipo de complemento, el contenido en el laudo quedaría neutralizado.

En tercer lugar, el laudo no incluye el compromiso de Aena de aplicar las mejoras actuales en futuras concesiones del servicio de los controles de seguridad del Prat. Este compromiso sí que estaba incorporado en la propuesta de la mediación de la Generalitat.

Ginesta ha subrayado que estas limitaciones del laudo no son achacables a una mala actuación del árbitro, a quien ha aplaudido, sino que son consecuencia de la vía del laudo obligatorio, que solamente puede manifestarse sobre los puntos presentes en la demanda de los trabajadores, y en ningún caso imponer medidas de cara al futuro.

Publicidad
Publicidad

.

En portada

Noticias de