El G20 apoya la tasa a los gigantes tecnológicos y busca que se aplique a partir de junio

Los gobiernos pretenden que compañías como Google, Apple, Facebook o Amazon paguen una parte de sus impuestos en los mercados donde generan sus beneficio

El G20 ha aplaudido este viernes los "progresos logrados" en el diseño de una tasa a los gigantes tecnológicos para que paguen una parte de sus impuestos allí donde generan sus beneficios. "A propósito de la aplicación de los impuestos a nivel internacional, nos felicitamos de los recientes progresos logrados y los esfuerzos de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), que ha propuesto un enfoque unificado", ha asegurado el ministro japonés de Economía, Taro Aso, al término de la reunión ministerial que se ha celebrado en el marco de la asamblea anual del FMI y el Banco Mundial.

Japón ocupa la presidencia temporal de la entidad que agrupa a las principales economías avanzadas y en desarrollo. En una rueda de prensa, Aso ha remarcado"la importancia de un marco inclusivo" y ha destacado que se esperan más detalles específicos para el próximo año, cuando la presidencia corresponderá a Arabia Saudí.

La pasada semana la OCDE presentó un informe en el propone que las grandes corporaciones tributen donde estén sus usuarios, sin importar el domicilio fiscal de las compañías. De este modo, grandes compañías tecnológicas como Google, Apple, Facebook o Amazon pagarían una parte de sus impuestos en los mercados donde generan sus beneficios, tras ser acusadas de recurrir a mecanismos de ingeniería fiscal para radicar su sede en países de baja carga impositiva y reducir así sus obligaciones fiscales.

Los Gobiernos del G20 deberán discutir ahora la iniciativa para acabar de detallarla con el objetivo de que sea concretada para junio de 2020. Ante los desafíos que plantea una economía digital en la que muchas empresas hacen negocio sin tener una presencia física en un país, para la OCDE lo fundamental es que los Estados puedan exigir el pago de impuestos a una compañía desde el momento en que esta obtenga una determinada cantidad de ingresos allí.

El acuerdo sobre los detalles, sin embargo, puede ser complicado ya que a la vez que obligará a las grandes empresas digitales a pagar más también puede implicar que la gran porción de los impuestos vaya a los países más grandes. Aso se mostró optimista: "Las diferencias no son tan grandes como para que sean insalvables".

Recelo con las criptomonedas

Asimismo, el grupo de las principales economías mundiales ha expresado sus recelos acerca de las criptomonedas y aseguró "que los riesgos como el lavado de dinero, la financiación ilícita, la protección de inversores y consumidores debe ser evaluada antes de que estas opciones puedan comenzar a operar".

Finalmente, y pese a apuntar a los crecientes riesgos económicos a la baja, el G20 ha dado la bienvenida al acuerdo parcial comercial entre Estados Unidos y China de la pasada semana. El ministro japonés ha destacado como positivo el acercamiento entre las dos grandes potencias, y ha asegurado que ahora "las delegaciones de ambas partes están conversando de una manera normal". No obstante, evitó criticar el proteccionismo desatado por las políticas del presidente estadounidense, Donald Trump, al señalar que las disputas deben solventarse "de modo bilateral".

Publicidad
Publicidad

El FMI ha presentado esta semana en el marco de su reunión sus nuevas previsiones globales, que redujo de nuevo por la batalla comercial que libran las dos potencias. La disputa comercial mermará el crecimiento de ambos países en 2019 y 2020 y esa ralentización arrastrará a toda la economía mundial, que este año crecerá solo un 3 %, su menor ritmo desde la crisis financiera.

En portada

Noticias de