Dublín ocupa el trono de Londres tras el Brexit

La capital irlandesa se convierte en el destino favorito de las empresas financieras que abandonan el Reino Unido. Madrid es la quinta ciudad preferida

Ni Luxemburgo, ni Fráncfort, ni París. Y mucho menos, Madrid. Dublín se ha convertido en el destino favorito de las empresas financieras que trasladan a sus profesionales a la Unión Europea tras el Brexit.

Tres docenas de empresas de servicios financieros están considerando trasladar algunas operaciones del Reino Unido a la capital irlandesa, o ya lo han hecho, según un estudio de la consultora EY.

Luxemburgo ocupa el segundo lugar, con 29 empresas en total, seguido de Frankfurt, que ha atraído a 23. Veinte empresas están trasladando negocios a París, según una encuesta realizada entre 222 empresas hasta febrero.

Madrid junto a Ámsterdam

Según el análisis de la consultora EY, sólo ocho entidades financieras de Reino Unido han anunciado el traslado de algunas de sus operaciones o de su personal a Madrid, lo que sitúa a la capital española, junto a Ámsterdam, como quinta ciudad europea favorita.

Bruselas y Milán cierran la lista con seis y cinco, respectivamente. Las firmas financieras han anunciado que alrededor de 7.600 puestos de trabajo se trasladarán del Reino Unido a la zona euro.

También se han movido casi 1,3 billones de libras de activos. Algunas empresas se han retirado del Reino Unido a medida que los responsables políticos intentan establecer cómo será el acceso que finalmente tendrá Londres a los mercados de la UE.

Publicidad
Publicidad

El grupo de expertos Bruegel dijo en 2018 que Londres podría finalmente perder 10.000 empleos bancarios y 20.000 puestos en la industria de servicios financieros.

Señales de fin de dominio

Hay otras señales que indican que el dominio de las finanzas europeas durante décadas por parte de Londres se está erosionando.

Este año, la capital perdió su corona ante Ámsterdam como el principal lugar de Europa para comprar y vender acciones, mientras que los operadores han trasladado algunos swaps de tipos de interés fuera del Reino Unido.

“Continúa el tira y afloja de los mercados de Europa para las empresas históricamente lideradas desde el Reino Unido”, explicó Omar Ali, socio de EY.

"Tal incertidumbre constante plantea el riesgo de mercados fragmentados, lo cual es ineficiente y costoso para todos los usuarios de servicios financieros y potencialmente dañino para la competitividad global tanto del Reino Unido como de la UE".

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de