Bonos verdes, en crecimiento exponencial

El mercado de bonos verdes crece vertiginosamente y cada vez son más las empresas que emiten deuda ligada a ellos y aquellos que los eligen para invertir por sus retornos.

Los bonos verdes, las tarjetas, las cuentas
corrientes, las hipotecas o los depósitos a los que la banca empieza a aplicar
criterios de Inversión Socialmente Responsable (ISR) fueron los temas de la tercera
mesa redonda que bajo el título, 'Los otros productos socialmente responsables',
se celebró en el 'Foro ISR. La nueva era de inversión socialmente responsable',
organizado el 7 de mayo en la Bolsa de Madrid.

Moderados por José Jiménez, periodista de la revista
INVERSIÓN, los tres ponentes de la mesa Gonzalo Gómez, director general de BME
Renta Fija
; Ángel Tejada, head de BBVA Green Bonds Group, y Cristina Martínez,
gerente de Productos, Ahorro e Inversión de Tridos Bank
, destacaron el interés
que han despertado los bonos verdes entre los inversores y entre las empresas que emiten
este tipo de deuda para financiarse
. "Ahora se habla del 'boom' de los bonos
verdes debido al crecimiento exponencial que están teniendo
", asegura Ángel
Tejada, para quien su desarrollo "es impresionante a nivel global. Hoy hablamos
de un mercado de 500.000 millones de dólares, de los que la mitad viene por
parte de emisiones europeas
y este año BBVA Research espera un crecimiento del
30 por ciento respecto a 2018, hablamos de 220.000 millones de dólares".

También Gonzalo Gómez reconoció que "hay una demanda
potencial de bonos verdes y va en aumento porque cada vez hay más sensibilidad
respecto a la inversión sostenible
". Los bonos verdes, a su juicio, "se
enmarcan dentro de las finanzas sostenibles, son emisiones de renta fija y los
fondos que se obtienen son destinados a la consecución de proyectos 'verdes'
que tienen un componente beneficioso para el conjunto de la sociedad".

Los motivos por los que las empresas optan cada vez más por este tipo de financiación son por concienciación medioambiental o por reputación. Así lo reconoció Ángel
Tejada que puso como ejemplos a  Iberdrola,
que fue la primera empresa española en cerrar una colocación de bonos verdes en
2014
; Naturgi, Telefónica o ACS. En las empresas que optan por financiarse con
criterios ISR, "la emisión de bonos verdes genera cohesión interna dentro de la
compañía entre los distintos equipos", asegura Gonzalo Gómez.

Cuentas corrientes, créditos, hipotecas... verdes

Pero no todos son bonos. La banca está lanzando al
mercado con mayor frecuencia productos que aplican criterios ISR y que sus clientes
cada vez demandan más, como créditos, tarjetas, depósitos o hipotecas. Este es
el caso de Triodos Bank, según Cristina Martínez, "nuestros clientes son el
motor que nos hacen seguir mejorando nuestros productos porque cada vez nos
solicitan más productos sostenibles
. No son una moda. La  gente empieza a entender la transposición a
una economía que pone la dignidad en el centro".

Destaca que los mayores impulsores este cambio son los
millennials
ya que, "a pesar de que no tienen mucho dinero para invertir, están
interesados en productos como cuentas corrientes, que hacen que el dinero no sea
un valor especulativo sino una herramientas de transformación en el sector".

Puso como ejemplo de producto sostenible la hipoteca de
Triodos, que posee con compromiso social relacionado con la certificación
energética y "que ha sido muy bien acogida por los clientes de la entidad".

Publicidad
Publicidad

Sostenibilidad y rentabilidad

Pero, además de su compromiso con la sostenibilidad, los
productos socialmente responsables "tienen que ofrecer una buena rentabilidad ajustada
al riesgo"
para ser atractivos, advierte Tejada. Considera que "la idea es realizar
muy bien nuestro análisis de riesgo para hacer una oferta de productos
socialmente responsables en el retail. En su opinión, "el inversor final debe tener
claro que se puede hacer una buena inversión socialmente responsable desde el
punto de vista de los retornos".

Apoyo de las instituciones

Publicidad

Un aspecto importante para impulsar el mercado de productos con
criterios ISR es el apoyo de las instituciones
, según consideran los expertos,
y ponen como ejemplo al BCE cuando optó por comprar bonos verdes. Según Tejada, "la compra que hizo el BCE es muy importante porque es un gran comprador
de deuda". Considera que "el apoyo del sector público es esencial para este
mercado y creo que puede hacer un poco más".

También Cristina Martínez cree esencial el apoyo público a
estos productos y "la administración pública está apostando por ellos". Reconoce
que "la exención fiscal puede ser importante para impulsarlos de cara al
inversor particular.

Según los tres expertos, el futuro de los bonos verdes y de los productos socialmente responsables es halagüeño. No obstante, Gonzalo Gómez
reconoce que "es fundamental que los mercados estemos involucrados con ellos y
con el medio ambiente porque nos jugamos mucho".

También te puede interesar:

Publicidad

Asesores y distribución, la asignatura pendiente de la Inversión Socialmente Responsable

En portada

Noticias de