La periodista Joaquima Utrera rescata la memoria de la sindicalista Longas

La periodista Joaquima Utrera recupera con la biografía de la sindicalista Luisa Longas la memoria de una generación bregada en la lucha contra la dictadura y en mil batallas vecinales que, apenas sin experiencia política, protagonizó los albores de la transición en las instituciones locales.

"Luchadora" (Editorial Círculo Rojo) conjuga en Longas este perfil público con su vertiente personal de superación, marcada por una tuberculosis ósea que le diagnosticaron de niña y que la mantuvo postrada a lo largo de cuatro años; circunstancia que no fue óbice para que desde muy joven trabajara activamente en pleno franquismo y en la clandestinidad en CCOO y en el PSUC.

Utrera relata así la trayectoria vital de Longas, una de las pocas mujeres que formaron parte del primer gobierno democrático en 1979 del Ayuntamiento de Badalona, entonces la tercera ciudad en habitantes de Cataluña y claro exponente de lo que durante varias décadas conformó el "cinturón rojo" metropolitano de Barcelona.

Partícipe del primer gobierno democrático de Badalona tras la dictadura comandado por el alcalde del PSUC Màrius Díaz, Longas tuvo que lidiar con una ciudad con barrios con serias dificultades estructurales y en la que la crisis económica de finales de los años setenta y primeros ochenta se había cebado especialmente.

"Lo que personas como ella aportaron a la política fue sentido de la realidad y unas ganas tremendas de mejorar el panorama que encontraron en los ayuntamientos" asegura la autora, periodista que comenzó su andadura en la prensa local de Badalona, que escribió durante más de 25 años en El País y fue columnista del diario El Punt.

No es la primera vez que Utrera (Puebla de Sanabria, Zamora) se adentra en el género biográfico, ya que en 2002 lo hizo con la figura del sindicalista Manuel Martínez (El nieto del lector de periódicos) y en 2011 con la biografía del sacerdote y primer alcalde de Santa Coloma de Gramenet en período democrático (Lluís Hernández, el sacerdote rebelde).

Para la autora, Longas ejemplifica las primeras hornadas de ediles de la democracia, "personas con escasa preparación académica, bregadas en mil batallas políticas y vecinales durante la clandestinidad que se ganaron a pulso su puesto en las listas electorales".

"A fuerza de tesón desarrollaron sus responsabilidades en las nuevas instituciones pensando siempre más en el bien común que en el propio. Podían equivocarse y lo hacían con frecuencia, pero la honestidad era un valor que siempre estuvo en el frontispicio de la puerta del despacho", asegura Utrera.

Preguntada sobre si se está perdiendo la memoria de aquella generación de políticos no profesionales que de pronto se encontraron en la primera línea, considera que sí que existe un cierto vacío sobre personas "como ella, o como Lluís Hernández y tantos otros, que llegaron a la política más por convicción que por vocación".

"Todo aquello ocurrió antes de que la política se profesionalizara y contaran más los "masters" y el brillo académico que la trayectoria. Así nos va... Hay partidos que buscan a sus cuadros a través de empresas de caza-talentos..." asegura la autora, quien, no obstante, cree que la preparación nunca está de más en sociedades tan complejas como las actuales.

Y también apostilla que "también es verdad que aquellos políticos pecaban con frecuencia de un exceso de ideología y de sectarismo", en un contexto histórico especial, una coyuntura que ya relató en 2009 con el libro "Crónica de una transformación" sobre la evolución de Santa Coloma de Gramanet desde la llegada de la democracia.

Pero la biografía de Luisa Longas no es sólo una aproximación política al personaje, sino también personal. De hecho, la autora reconoce que su principal motivación para escribirla es que "siempre me han gustado las historias de superación personal, y en el caso de Longas por muchas razones, ya que su esfuerzo por salir a flote en el tiempo que le tocó vivir fue descomunal".

Lejos de amilanarse ante sus dificultades físicas y familiares, Longas trabajó activamente en plena dictadura tanto en CCOO como el el PSUC, el partido referente en Cataluña de la lucha antifranquista en aquellos años.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.