Empleados de Casino Gran Vía denuncian condiciones laborales

Los empleados del Casino Gran Vía de Madrid denuncian que el aumento del negocio en las mesas y el beneficio para la empresa no redundan en la mejora de sus condiciones laborales aunque sí aumenta su carga de trabajo, dicen Izquierda Unida y el sindicato Confederación General del Trabajo.

En sendas notas de prensa IU y CGT respaldan la convocatoria de los trabajadores para una concentración que llevarán a cabo este viernes, día 2 de marzo, a las 19:30 horas, frente al casino, en el número 24 de la madrileña Gran Vía.

Según IU Madrid, a pesar del aumento del juego, los trabajadores de este casino cobran el salario mínimo interprofesional, fijado en 735,90 euros mensuales, y la empresa gestora, Comar, "ofrece como única mejora salarial a sus trabajadores el poner los medios para que consigan más propina".

"Los trabajadores del juego peor pagados de España exigen diferencias salariales en función de los diferentes puestos de trabajo, el pago de la nocturnidad, trabajo a turnos y pago de los días festivos", dice IU en su nota, en la que destaca que los trabajadores exigen el cese de los despidos y la readmisión de los trabajadores despedidos en bloque a raíz del inicio de sus reivindicaciones.

IU Madrid exige la creación de una mesa de negociación colectiva para que la empresa del Casino se comprometa a mejorar las condiciones laborales de sus empleados, y agrega que "la precariedad no se tapa con propinas".

Según esta nota, "a cambio de las propinas, la empresa exige flexibilidad horaria, días de libranza y vacaciones, recortes en los salarios cuando se esté de baja o la apertura del casino el día de Nochebuena", único día que cierran los casinos de toda España.

CGT dice en su nota de prensa que con la apertura a finales de 2013 del casino Gran Vía, los trabajadores del casino comenzaron a arrastrar las secuelas de la crisis económica y de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) aplicado en el Casino de Aranjuez, de donde muchos proceden, y que se materializó en un Convenio de mínimos.

"Cuatro años después, la Negociación Colectiva continúa sin ningún avance. Es pura apariencia. Mareados por la empresa durante todo un año con propuestas que no llegan nunca a concretarse y marcando líneas rojas en cada uno de nuestros objetivos", dice el sindicato.

Según CGT, en el Comité de Empresa hay varios miembros que son "jefes de los diferentes departamentos y colaboran con las presiones y las mentiras de la empresa", quienes han llegado -dice- a negarse a firmar en el acta de las reuniones de Negociación de Convenio las alegaciones expuestas por el sindicato.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.