Condenan a Cominter Tisu a resarcir con 141.000 euros a un muerto por amianto

La empresa Cominter Tisu SL de Hernani (Gipuzkoa) ha sido condenada, como sucesora de Scott Ibérica, a indemnizar con 141.000 euros a la viuda e hijos de un trabajador que falleció el pasado año por un cáncer pulmonar derivado del amianto.

Según ha informado hoy en un comunicado la Asociación de Víctimas del Amianto de Euskadi (Asviamie), el juzgado de lo Social número 3 de San Sebastián ha estimado la demanda presentada por la familia de Juan Cisneros, fallecido el 20 de junio de 2017, y ha condenado a la empresa Cominter Tisu SL a compensar con 101.000 euros a la viuda y 20.000 a cada uno de los hijos en concepto de daños y perjuicios.

El juzgado ha reconocido el "nexo causal" entre el incumplimiento de Scott Ibérica de la legislación en Seguridad e Higiene y prevención de los riesgos laborales y el daño sufrido por el trabajador fallecido a causa de su exposición al amianto sin las medidas de protección exigidas por ley, explica Asviamie.

El trabajador comenzó como aprendiz de mecánico de mantenimiento en 1962 en Gureola Scott y permaneció en la empresa hasta 1993. En julio de 2016 se le diagnosticó un cáncer de pulmón y en octubre el Instituto Nacional de Seguridad Social le reconoció la Incapacidad Absoluta.

Entre sus cometidos en esa compañía figuró la reparación de tuberías y calderas forradas con amianto y el cambio de las placas de la fibra cancerígena en la campana de la máquina de papel, unas actividades que desarrolló "con total desconocimiento del riesgo" que suponían, señala.

Además, Asviamie explica que limpiaba con la escoba su puesto de trabajo, llevaba a su casa la ropa de trabajo para su lavado y que la empresa "no le informó" del peligro, "no le proporcionó protección respiratoria ni practicó a su empleado los reconocimientos médicos específicos".

La asociación de víctimas de esta sustancia, utilizada en la industria y la construcción por sus propiedades aislantes y de resistencia al calor, recuerda que Scott Ibérica incumplió diversos decretos de 1957 y 1961, entre otros, así como la ordenanza de Seguridad e Higiene de 1971 y el decreto de 1979 de Enfermedades Profesionales que recogía el cáncer de bronquio o pulmón y el mesotelioma en trabajos expuestos al amianto.

El juzgado responsabiliza a Cominter Tisu SL de las consecuencias económicas derivadas de los incumplimientos de Scott Iberica porque considera que existe una "sucesión de empresa".

Celulosas Hernani, sucesora de Scott Ibérica SA, entró en 2013 en proceso concursal y permaneció cerrada hasta al año siguiente fue adquirida por Cominter Tisu que contrató a 24 trabajadores que habían estado empleados en la anterior compañía.EFE

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.