Los aciertos y errores de Warren Buffett en el año de la pandemia

El multimillonario inversor estadounidense acertó con sus apuestas tecnológicas y pinchó en los valores value, como los bancos

Las inversiones del multimillonario Warren Buffett tuvieron un comportamiento dispar. Las apuestas tecnológicas del oráculo de Omaha, Apple y la recién salida a bolsa Snowflake, compensaron sus apuestas value como bancos y energéticas, que sufrieron con la caída del precio del petróleo a principios de año. 

No obstante, el precio de las acciones de su empresa de inversión Berkshire Hathaway avanzaron apenas un 2,5%, por detrás de los principales índices de referencia estadounidenses como el S&P 500.

En el holding, tuvo un año estelar Apple. La compañía de la manzana mordida fue una de las grandes vencedoras de la pandemia gracias al lanzamiento de nuevos iPhones, lo que le permitió anotarse una revalorización por encima del 60%.

En repetidas ocasiones, Buffett se lamentó por haber llegado tarde a la inversión de crecimiento del sector tenológico y empeñado en no repetir ese tropiezo invirtió en la IPO de Snowflake, basada en datos, que subió desde su lanzamiento, en el tercer trimestre de 2020, hasta final de año más de un 125%.

También se beneficio del e-commerce, con su apuesta en Amazon. Durante el confinamiento el volumen de negocio de la compañía se disparó.

Publicidad
Publicidad

La inversión en valor no funcionó

Buffett es conocido por ser un claro defensor de la inversión en valor. Pero esto le salió mal en 2020, especialmente por su apuesta en bancos y servicios estadounidenses.

Así, su posición en el banco Wells Fargo le hizo un roto en la cartera al caer un 45% el año pasado.

Esto llevó al inversor a tomar la decisión de reducir sus exposiciones a la banca no sólo en Wells Fargo, sino también en Bank of New York Mellon, Visa, Mastercard y US Bancorp.

También pasó factura a Buffet su posición en General Motors, cuya revalorización en el año no llega al 2% así como Kraft, que cerró el año apenas sin variación.

También dio un golpe sobre la mesa para poner en valor el sector energético y realizó adquisiciones en el sector gasístico. En concreto con Dominion Energy, al meter 4.000 millones de dólares, una utilitie, que se ha visto también como un sector resiliente de la pandemia. 

Publicidad

Esto se debe a la necesidad por parte de Buffett de apostar por un sector que estuviera infravalorado, especialmente después de su salida de todas las aerolíneas, que fueron los grandes perdedores de la crisis provocada por el coronavirus. 

Los confinamientos y las restricciones a la movilidad pusieron al sector en ‘vender’, especialmente porque los rebrotes alejan la recuperación del sector turístico hasta 2022.

Buffett no se olvida del sector salud

Uno de los mayores cambios de la cartera de Buffett fue su apuesta por la atención médica, ya que fue una de las áreas ganadoras de 2020, por lo que no fue una sorpresa ver una mayor ponderación de estas acciones el año pasado. 

No sólo por la carrera por las vacunas, si no por el auge de la telemedicina. 

Publicidad

En el tercer trimestre de 2020, la cartera se agregó a posiciones en Abbvie, Merck y Bristol Myers Squibb (el trío ahora representa el 2,4% de los activos de la cartera).

De estos, solo Abbvie registró un rendimiento positivo durante el año, un 20% más. 

Merck, mientras tanto, es una de las cuatro empresas de la cartera calificadas como infravaloradas por los analistas de Morningstar con una calificación de 4 estrellas.

Un tropiezo y grande fue Haven Health, que se vio obligado a echar el cierre a pesar de ser una apuesta de Buffet y de Jeff Bezos. Se trataba de una empresa que debería dar cobertura sanitaria al os trabajadores de las empresas, pero sólo logró captar a empleados de los fundadores. 

Dentro de la lista de los milmillonarios

Buffett cayó dentro de la lista de los millonarios del mundo hasta el puesto sexto. Su fortuna está valorada en 87.400 millones de dólares. 

En esta evolución también fue determinante la apuesta del inversor en el mercado de Japón.  Así, entró en el capital de Itochu Corp, en el de Mitsubishi y en el de Mitsui, entre otras.  En total fueron 6.000 millones de dólares. 

Publicidad

Estas empresas se caracterizan porque producen diferentes bienes y servicios y tienen labores logísticos. Cuentan con potencial de revalorización, aunque de momento, algunas no están teniendo el desempeño esperado, como es el caso de Mitshubishi que se dejó un 26% en el año pasado. 

En portada

Noticias de