Renta fija

El bono español a 10 años está muy cerca de entrar en terreno negativo

El bono a 10 años marca un mínimo histórico del 0,012% impulsado por la política monetaria del BCE y por el interés que ha suscitado entre los inversores

El bono a 10 años marca mínimos históricos

La rentabilidad del bono español a 10 años continúa desplomándose hasta marcar hoy un nuevo mínimo histórico del 0,012%, lo que le coloca a un paso de caer en terreno negativo por primera vez en su historia.

Si continúa este descenso, que según el consenso de los analistas es muy probable, posibilitará que España cobre por financiarse, como ya lo están haciendo más de la mitad de los países de la eurozona.

¿Qué más leer?

El Tesoro aplaza a 2021 la emisión de su primer bono verde

El último en hacerlo ha sido Portugal, que fue rescatado en 2011 y que llegó a pagar más del 18% por su deuda a 10 años.

El impulso del BCE

El artífice de la caída de rentabilidad de la deuda española ha sido el Banco Central Europeo (BCE) con su compra masiva de bonos del sur de Europa. Precisamente, el nuevo mínimo histórico del rendimiento del bono español se produce el mismo día en que el BCE celebra la última reunión del año sobre política monetaria.

¿Qué más leer?

El bono español a diez años baja a niveles previos al estado de alarma

En ella se espera que el BCE apruebe nuevos estímulos para ayudar a impulsar la economía de la zona euro, debilitada por la segunda ola de la pandemia. 

Según Alessandro Tentori, CIO de AXA Investment Manager, los programas de compra de activos del BCE continuarán: "De cara al futuro, creemos que es poco probable que este apoyo se desvanezca a corto plazo, ya que el BCE tiene muy buenas razones para impulsar una mayor política acomodaticia".

En opinión de Tentori, la actual dinámica desinflacionaria requiere más medidas por lo que "esperamos que el BCE cumpla tanto en los programas de compras de activos, como con la LTRO -Operaciones de Refinanciación a Largo Plazo-”.

Apetito de los inversores por la deuda española

Junto a la política monetaria del BCE, otro de los factores que ha llevado a la deuda española a romper mínimos históricos de su rentabilidad ha sido el interés de los inversores por el bono español.

Su atractivo se deriva de que muchos países de la zona euro están cobrando por emitir bonos, por lo que los inversores han optado por invertir en deuda pública de los países de la periferia que, aunque tiene mayor riesgo, aún aporta rendimientos positivos a largo plazo y, además, cuenta con el respaldo del BCE.

Así, la rentabilidad del bono portugués a diez años cotiza hoy en el -0,024%, mientras que en el caso de Grecia, alcanza el 0,59%, y en el de Italia, el 0,530%.

La rentabilidad de la deuda alemana a diez años, considerada la más segura de Europa, se sitúa en el -0,0611 %.

Prima de riesgo

La prima de riesgo española -el diferencial entre el rendimiento del bono español y el alemán- también está en zona de mínimos al alcanzar los 66 puntos básicos, muy lejos de los 650 que marcó durante la crisis financiera.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

¿Qué más leer?