Calviño minimiza los riesgos de la deuda española

Nadia Calviño asegura que las tensiones en la deuda española "no responden a la realidad"

Nadia Calviño, vicepresidenta primera y ministra de Economía, evita mostrarse preocupada por la fuerte subida de intereses de la deuda española, que ha reactivado el miedo a que los 'hombres de negro' vuelvan a poner a España en modo de vigilancia.

Calviño, durante la inauguración del curso de verano de la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo, ha señalado que la volatilidad de la deuda durante la semana pasada "no respondía a la realidad de los países" y ha valorado positivamente el paso dado por el Banco Central Europeo (BCE), al avanzar medidas para evitar la desfragmentación de la deuda de la zona euro.

La semana pasada, el bono español a 10 años superó la barrera del 3 por ciento, su nivel más alto desde 2014. Este lunes cotiza en la zona del 2,73 por ciento. Un interés notablemente superior al 1,6 por ciento, que sería el tipo medio al que España financia en estos momentos su deuda.

La sombra de una nueva intervención

La intervención de la ministra de Economía no ha contado con turno de preguntas, por lo que Calviño ni ha valorado ni el resultado de las elecciones en Andalucía, con la victoria de Juanma Moreno con mayoría absoluta, ni tampoco a las noticias que apuntan que cualquier medida de apoyo extraordinario de control de las primas de riesgos de países como España podría venir acompañada de exigencias de control presupuestario e incluso de supervisión directa.

No obstante, durante su intervención, Calviño sí ha tratado de deslizar varios datos para tratar disipar la idea de que España necesita recurrir con fuerza a los mercados de financiación, pagando los intereses actuales; notablemente más elevados que los que existían hace un año.

Por una parte, ha adelantado que el Tesoro ya tendría el 60 por ciento de sus necesidades de financiación cubiertas para este año. Por el otro, ha avanzado que las refinanciaciones que solo quedaría por cerrar un 15 por ciento del volumen de refinanciaciones previstas para 2022.

Publicidad
Publicidad

Para la ministra, este último punto es positivo, ya que aseguraría a España no tener que asumir tipos de interés más altos en los vencimientos de la deuda pendiente.

Déficit y deuda: en reducción

En pleno debate sobre si los países del norte de Europa -los conocidos como los frugales- van a dar el visto bueno a un programa de apoyo a países como Italia o España distinto a las reinversiones de deuda planteadas por el BCE sin tomar medidas de control adicionales, Nadia Calviño ha tratado de lanzar el mensaje de que el plan de estabilización fiscal del gobierno ya estaría logrando controlar ambos.

En concreto, la vicepresidenta ha insistido en que el ritmo de crecimiento económico permitirá al país colocar su volumen de deuda sobre PIB en el nivel del 110 por ciento en 2025.

También se ha mostrado convencida de la capacidad de reducción del déficit sin la adopción de medidas adicionales, recordando que la horquilla de crecimiento que dan los distintos organismos a España se sitúa entre el 4 y el 4,8 por ciento.

En cuanto a la inflación, Calviño defiende que el gobierno de España ha logrado su objetivo, situándola por debajo de la media europea. La subvención de los precios de los carburantes y el límite de los precios del gas estarían detrás de esa mejora.

Publicidad
En portada
Publicidad
Noticias de