Productos básicos

Bankinter echa un capote a las nóminas más bajas

La entidad bancaria reduce el mínimo para contratar su cuenta nómina y extenderla a colectivos más amplios

María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter
María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter

La banca suele elegir septiembre como un mes para lanzar novedades en sus productos. La vuelta de las vacaciones y del colegio le hacía propicio para captar nuevos clientes.

Con la pandemia, parecía que iba haber un impasse en el lanzamiento de nuevos productos, pero Bankinter acaba de agitar el mercado de cuentas nómina versionando un producto que para la entidad tiene un notable éxito como vía de captación de nóminas.

La oferta de Bankinter presionará al resto de la banca 

De esta manera, baja el requisito mínimo para la contratación pasando de 1.000 euros a 800 euros y lanza un guiño a posibles clientes que hayan sido golpeados por la crisis provocada por la pandemia. 

No hay que olvidar que el salario mínimo en España se sitúa en los 950 euros, lo que hace que la oferta pueda ser accesible a una población más amplia. 

"Con esta estrategia, el banco aumenta sus posibilidades de ganar clientes vinculados, ya que la cuenta es ahora más accesible, y, además, acerca sus condiciones a las de la competencia, ya que la mayoría de los bancos suelen exigir nóminas de entre 600 y 800 euros para acceder a las ventajas de sus cuentas nómina", señala Javier Mezcua, experto financiero de HelpMyCash.

Desde la entidad reconocen que con esta oferta "nos abrimos a un colectivo potencial algo mayor" y aunque no señalan los objetivos de captación "somos ambiciosos con el crecimiento. De hecho, y pese a las dificultades del entorno, nos sigue yendo muy bien con este producto", reconocen fuentes de Bankinter.

Al cierre de junio de este año la cartera de cuentas nómina era de 11.431 millones de euros, un 20% más que hace un año.

Laura Martínez, experta financiera del comparador iAhorro, explica que se trata de una “estrategia 100% comercial con la finalidad de atraer nuevos clientes”. 

Venimos de unos meses en los que la banca no ha movido sus productos ante la incertidumbre provocada por el coronavirus. “Hace un año, era muy común que cada cierto tiempo las entidades promocionaran nuevos productos o ajustaran sus ofertas sobre todo de cara al final de año”, reitera.  

En los últimos días también hemos visto como otras entidades han empeorado las condiciones de su cuenta por lo que es el momento ideal para captar a esos clientes descontentos.

Nueva estrategia para agitar el mercado de nóminas

La pandemia impactó de lleno en el negocio bancario. Las medidas expansivas de los bancos centrales ponen de nuevo contra las cuerdas su maltrecho negocio con lo que dificultan la posibilidad de captar pasivo con ofertas tentadoras teniendo en cuenta que los tipos de interés se sitúan en el 0% y el euríbor en el -0,39%.

Así que la única gran vía de captación de clientes es ofertar cuentas nómina, que permite a los bancos asegurarse unos ingresos periódicos y, al mismo tiempo, ofrecen una rentabilidad cruzada al contratar otros productos bancarios. 

“Es una vieja estrategia. Hace unos años ya pasó con la Cuenta Naranja de ING o la cuenta 123 de Santander. Las cuentas son productos que suelen atraer clientes con cierta rapidez y sencillez, no tienen nada que ver, por ejemplo, con las hipotecas”, explica.

Estas ofertas estaban basadas en ofrecer una rentabilidad por encima del mercado, pero como decíamos, las políticas expansivas de los bancos centrales las hacen inviable en el tiempo, y terminaron por desaparecer.

Hasta la fecha la única que resiste es el 5% de Bankinter, y ante la imposibilidad de aumentar la rentabilidad, la entidad que dirige María Dolores Dancausa apuesta por bajar el mínimo exigible de 1.000 a 800 euros. 

Además, la oferta se extiende a los ya clientes, por lo que la base de potenciales clientes que pueden suscribir la nómina con el banco se extiende potencialmente. El banco cuenta con casi 400.000 nóminas.

Pistoletazo de salida 

Ante este movimiento no se descartan que el resto de entidades sigan sus paso. “Normalmente en la banca, una entidad da el pistoletazo de salida y a las pocas semanas otras entidades les siguen en la estrategia”, recuerda Martínez. 

No tiene porqué ser en cuentas, puede que los siguientes movimientos sean en otros productos, pero la finalidad será la misma; atraer a los clientes descontentos de otras entidades.

Dinero en efectivo

La propuesta de Bankinter hace que la cuenta nómina sea una de las más rentables del momento, aunque la banca también está apostando por otras fórmulas como es el dinero en efectivo. 

Es el caso de Deutsche Bank, que regala 480 euros en dos años a cambio de domiciliar una nómina durante ese periodo de tiempo. Sin embargo, la cuantía de la nómina es elevada, puesto que debe alcanzar los 1.200 euros. 

Openbank regala 80 euros para nóminas de 1.000 euros, mientras que más asequibles son las ofertas de Abanca y Liberbank, que también regalan dinero en efectivo, entre 300 y 150 euros respectivamente, para nóminas de 600 euros. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses