¿Y si Wall Street vende la reforma fiscal?

wall-street--644x362

Las bolsas de Estados Unidos llevan más de un año enfrascadas en el rally de Donald Trump, que se sustenta básicamente por las promesas de su reforma fiscal, una rebaja de impuestos en toda regla que permitirá incrementar los beneficios de las empresas (al colocar el tipo impositivo en el 20%) y aumentar las recompras de títulos propios. Todo bueno para el mercado, y suficiente en principio para provocar los avances de los principales selectivos estadounidenses, que llevan meses liquidando máximo tras máximo. 

Si ir más lejos, el índice S&P 500 ha cerrado en máximos históricos 57 veces en lo que llevamos de año, mientras que el Nasdaq ha alcanzado 70 cierres en máximos históricos, superando así el récord alcanzado en el año 1999 (que fue de 61). Otra cosa es que Wall Street decida que ya es suficiente y opte por 'vender la reforma fiscal'. 

No suele ser raro en este tipo de rallys que esta circunstancia se produzca, sobre todo si los inversores detectan que ya está todo descontado y que las valoraciones son muy elevadas. "La reforma fiscal ya se puesto en precio en la mayoría de valores de EEUU", dice Daniel Morris, estratega de BNP Paribas AM. Así, apunta este experto, sus expectativas para el mercado estadounidense son "relativamente bajas", según explica en una entrevista con Bloomberg. 

Así las cosas, que los inversores decidan echar el freno y aprovechar que la reforma ya está en el bote para recoger beneficios y cerrar el año, no es posibilidad para nada descartable. Con todo, aunque Morris opina que las valoraciones en Estados Unidos "parecen un poco altas", a su modo de ver, no están "lo suficientemente elevadas como para justificar el final del rally". 

Pero lo que no se debe obviar es que este fenómeno de 'comprar con el rumor y vender con la noticia' está ahora en la mente de muchos traders. Es obvio que el 'momentum' de los principales indicadores de Estados Unidos invita a hacer caja. Por ejemplo, el RSI en gráfico semanal del S&P500 están en niveles de 85, una 'sobrecompra' de libro que sugiere un giro inminente del mercado. Además, este indicador cotiza un 25% por encima de su media de 200 sesiones (que está en los 2.143 puntos, también en gráfico semanal), otra razón más para pensar que el mercado ha ido muy lejos. 

Por el contrario, los que piensen como Morris que el rally todavía tiene margen para ir un poco más allá, también tienen razones para argumentarlo, básicamente porque esta suele ser la época más alcista del año, y muchos gestores podrían decidir apurar la copa y 'vender la noticia' ya en enero. 

Aún así, en BNP Paribas AM están "sobreponderando" la renta variable europea, pues en el Viejo Continente, los niveles de valoración son "relativamente buenos", la economía está un ciclo más temprano y los márgenes de beneficios tienen potencial de subida. También creen que la política europea no debería ser un freno para el mercado el año que viene, y apuntan que el cambio de legislación en Italia aleja al movimiento '5 estrellas' de cualquier potencial coalición de Gobierno. 

A juicio de estos expertos, el riesgo para la renta variable europea emana del mercado de divisas, y de una excesiva subida del euro/dólar. Pero dado los recortes tributarios que va a aprobar Trump, y las alzas de tipos que va a aprobar la FED, no esperan que el dólar se debilite demasiado el año que viene.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.