Variante delta. Suiza, fiel a sí misma, cumple como refugio

El principal índice de Suiza se revaloriza un 10 por ciento en plena explosión de la variante delta, por encima del resto de bolsas desarrolladas

Los inversores han recurrido a las acciones suizas para combatir el incremento de la incertidumbre producido por la expansión de la variante delta del Covid-19.

Así lo demuestra el buen comportamiento registrado por el principal índice del mercado de valores suizo, el SMI, que en los últimos tres meses escala casi un 10 por ciento (un 9,71 por ciento), por encima de la mayoría de índices de los países desarrollados.

Publicidad

En ese tiempo, el Dow Jones estadounidense sube un 1,49 por ciento; mientras que el S&P 500 se revaloriza un 5,4 por ciento y el Euro Stoxx 50 se incrementa un 4,2 por ciento.

Aún más favorable para la bolsa suiza es la comparativa con el índice español de referencia, el IBEX 35, que en los últimos tres meses se deja un 1,66 por ciento de su capitalización.

Con ese buen comportamiento, solo el tecnológico Nasdaq se acerca al buen desempeño de la bolsa suiza, con una escalada del 9,2 por ciento.

Miedo a que la recuperación toque techo

El incremento de los flujos hacia esta bolsa tiene que ver con la necesidad de búsqueda de refugio que han experimentado algunos inversores ante el incremento de las incertidumbres derivadas de la expansión de la variante delta (que ha obligado a prolongar o recuperar algunas medidas de distanciamiento social).

El mercado tiene miedo de que esa regresión en términos sanitarios provoque una ralentización de la recuperación económica como, de hecho, ya están arrojando los datos macro.

Publicidad
Publicidad

Y es que es conocida por la comunidad inversora la cantidad de acciones defensivas con que cuenta el parqué suizo, como las farmacéuticas o el gigante de la alimentación Nestlé.

Las compañías más alcistas de Suiza

Dentro de la bolsa suiza, algunas compañías han tirado con más fuerza que otras dentro del selectivo.

Entre ellas, destaca el 23 por ciento que escala Lonza Group; el 22 por ciento que sube Richemont; el 20 que se revaloriza Partners Group; el 19 por ciento de Geberit y el 18 por ciento de la farmacéutica Roche.

Es especialmente importante la contribución de Roche, ya que solo ella supone un 18 por ciento de la capitalización del índice (y, precisamente, ha estado esta semana de actualidad después de que se conociera que Softbank ha incrementado su participación en el laboratorio hasta el 5 por ciento del capital).

Publicidad

Aunque no suben tanto, otras blue chips de la bolsa suiza también se sitúan en verde en los últimos tres meses, como Swisscom (que escala un 8,9 por ciento); UBS (que sube un 8,1 por ciento); Novartis (que aumenta un 5,3 por ciento), Nestlé (que escala un 4 por ciento) o Credit Suisse (que se revaloriza un 2 por ciento).

Algunos bancos sobrepoderan la bolsa suiza

En este contexto, expertos como el estratega de Pictet Luca Paolini han elevado la recomendación sobre la bolsa suiza hasta sobreponderar.

También Citi mantiene la bolsa del país alpino en sobreponderar, al igual que el sector farmacéutico.

Y tienen esta preferencia pese a que las valoraciones de la bolsa suiza ya muestran una prima del 10 por ciento respecto al resto de bolsas europeas (por encima del descuento del 6 por ciento que se apreciaba en diciembre pero por debajo del 20 por ciento de media de los últimos quince años).

Publicidad

La preferencia por las acciones defensivas alcanza a Wall Street

Pero esta preferencia por las acciones más defensivas (aquellas que logran un crecimiento estable de los beneficios sin depender tanto de la evolución del ciclo económico) también se ha notado en otras latitudes.

De este modo, las acciones defensivas del S&P 500 registraron una rentabilidad total (evolución del precio de la acción más dividendos) del 4,2 por ciento en el mes de julio; muy por encima del 0,4 por ciento que se anotaron las acciones cíclicas del índice estadounidense.

En portada
Publicidad
Noticias de