Regulador chino obliga a los bancos a ayudar a empresas a reestructurar deuda

La Comisión Reguladora de la Banca de China (CRBC) obligará a los bancos del país a facilitar a las empresas altamente endeudadas una reestructuración de su pasivo para mantener la estabilidad financiera de la segunda economía mundial.

Una orden emitida recientemente por el regulador bancario chino, y divulgada hoy por el diario oficial China Daily, requiere a las instituciones bancarias que establezcan "comités de acreedores" para facilitar que las empresas con dificultades financieras alivien sus problemas de deuda.

Estos comités, según la CRBC, tienen que estar formadas por representantes de al menos tres bancos que hayan concedido préstamos a compañías que acumulen elevados volúmenes de deuda.

En lugar de cortar el crédito a estas empresas o de exigir la devolución de los préstamos ya concedidos, el regulador obliga a los bancos a "hacer todo lo posible" para que las compañías puedan reestructurar sus deudas.

Así, las autoridades chinas quieren evitar que las deudas que las empresas tienen contraídas con los bancos se vuelvan inasumibles debido a que una entidad en solitario reclame la devolución de todos sus préstamos.

La orden de la CRBC supone la aplicación a escala estatal de un plan de reestructuración que se inició en marzo en la provincia de Henan (centro del país), donde ya se han creado comités de acreedores para 535 empresas con deudas de más de 300 millones de yuanes (45 millones de dólares, 40 millones de euros) cada una.

"Antes, todos los bancos estaban ansiosos por dar apoyo financiero a una compañía cuando sus negocios iban bien, pero ninguno de ellos era responsable del desarrollo a largo plazo de la empresa", dijo Zhang Chun, dirigente de la CRBC en Henan, en declaraciones citadas por el China Daily.

La economía china está creciendo a sus tasas más bajas del último cuarto de siglo -un 6,7 % interanual en la primera mitad del año- y, en el contexto de esta profunda ralentización, emergen los problemas financieros de muchas empresas del país, especialmente en las industrias lastradas por los excesos de capacidad productiva.

La tasa de morosidad de los bancos chinos ha subido en los últimos trimestres y, al cierre de junio, se situaba en un 1,75 %, según los datos de la CRBC.

Sin embargo, un asesor del banco central chino, Huang Yiping, aseguró que "las cifras oficiales podrían haber subestimado los problemas de créditos fallidos de China" en un acto celebrado este viernes en Hong Kong, informó hoy el diario local South China Morning Post.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya advirtió el pasado mes de junio, al presentar su informe anual sobre China, de que el rápido ascenso del crédito y la deuda eran los principales riesgos actuales para la segunda economía mundial y pidió a Pekín que tomara medidas para atajarlos.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.