Petróleo: Síntomas técnicos de que estamos ante un suelo

El petróleo no encuentra un punto de apoyo para el futuro tras las diferencias en las estimaciones del a AIE y la OPEP

El precio del petróleo ha sido el centro de atención para las bolsas en los últimos meses y continúa ahora estando presente como uno de los factores con los que se ha afianzado el rebote de las bolsas. La guerra oferta desatada entre los países productores y su uso como arma geopolítica y estratégica ha provocado estas grandes variaciones en su precio, más allá de lo que puede hacer razonable a la evolución de las leyes de la oferta y demanda. Además esta situación de gran volatilidad provoca mucho atractivo para la especulación en los propios derivados que se hace del producto viendo que las cantidades que se negocian en una única sesión exceden las producciones e inventarios. 

Técnicamente tenemos los primeros síntomas de que puede haberse producido un suelo y que hay opciones a que se produzca un cambio de tendencia. Se ha conseguido superar la zona de los últimos máximos decrecientes después de haber marcado nuevos mínimos. La referencia de los 34,50$ era la primera para validar un rebote desde el nivel de los 26,05$ que se alcanzó en los mínimos de febrero. Después ha superado la zona de los 37,00$-38,50$ con lo que lograba superar estos últimos máximos decrecientes y varios mínimos relevantes anteriores que habían sido soportes. Y por último al situarse por encima de los 40,00$ está logrando romper la directriz bajista acelerada que ha marcado la caída de los precios desde los máximos de 2014 cuando se situaba sobre los 100,00$.

Puede necesitar consolidar este importante avance desde la zona de los mínimos y será una prueba de las opciones de que sea vigente el cambio de tendencia. Para ello cualquier retroceso que pueda darse que sea algo significativo tiene dos opciones de soporte. La primera que puede perderse que situamos sobre los 37,50$ y la clave en los 34,50$. Si cediera este último nivel se truncaría la opción del primer patrón de vuelta planteado y necesitaríamos una nueva vuelta a los mínimos entre los 28,00$ y los 26,00$ para buscar un nuevo patrón de vuelta más fuerte que tendría como referencia de cumplimiento los máximos de este impulso que tenemos ahora situados sobre los 42,50$ por el momento.

Superada esta zona y por encima de los 43,80$ podemos buscar ya un escenario lateral con el siguiente objetivo en la zona de los 50,00$ y con el techo del mismo en los niveles de los máximos de 2015 cuando el rebote llegó a colocar el precio del barril de crudo sobre los 62,50$. Pensar en movimientos de precios más allá de estos niveles con la nueva evolución que ha sufrido al industria cuestan de ver pero a partir de ahí tocaría analizar también cual es el estado de la economía global y pensar más en función de la demanda real. Parece que con los precios sobre los 40.00$ ya pueden ser un punto de equilibrio para no poner en riesgo economías dependientes de los ingresos del petróleo que pudieran desencadenar por necesidad desinversiones de fondos soberanos en los mercados de renta variable. Factores como la evolución de la cotización del dólar y la evolución de otras materias primas que también han repuntado al alza han supuesto un respiro para las bolsas emergentes.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses