Mercados

Mínimo recorte para el Ibex-35, que no quiere despegarse mucho de los 10.900

Los índices europeos volvieron a mostrar hoy que los inversores no están muy por la labor de deshacer posiciones. Sólo, puntualmente, por ejemplo, en los bancos, debido a la ralentización de la inflación, que da la razón a Mario Draghi y su prudencia en la política monetaria que aplica.

La_crisis_de_los_emergentes_y_la_falta_de_rentabilidad_tumban_a_la_banca_en_Bolsa_0

El Ibex-35 comenzó la jornada poniendo en cuestión los 10.800 puntos. A partir de ahí, intentó remontar y entrar en positivo en varias ocasiones, pero terminó la jornada en negativo, con un recorte del 0,07%, para dar un último cambio en los 10.876,90 puntos.

No todos los indicadores europeos terminaron la jornada con pérdidas. El peor fue el Cac 40 francés, que retrocedió un 0,40%. Después se colocaron el Ftse 100 y el Dax alemán, con pérdidas de alrededor de un 0,25%. En verde terminaron el PSI-20 de Lisboa, que se anotó un 1,02%, así como el Ftse Mib de Milán, que recuperó un 0,15%. 

Wall Street arrancaba el día con ligeros descensos de entre un 0,20% (el Dow Jones) y un 0,10% (el S&P 500 y el Nasdaq). Ello debido a la caída sufrida por las materias primas. Por ejemplo, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía un 1,43%, para perder el nivel de los 52 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, perdía un 0,92%, para situarse claramente por debajo de los 50 dólares. Los inversores quieren ver pruebas de que los recortes de producción de la OPEP han logrado reducir los inventarios. Ello contrarrestó el repunte en los ingresos y los gastos personales que se observó en abril y, sobre todo, que ambos, ingresos y gastos, evolucionaran de la misma manera. 

En el Viejo Continente, una de las principales noticias del día vino de la mano de la evolución de los precios en la zona euro. Éstos registraron una ligera ralentización respecto a meses anteriores. En España, de acuerdo con el dato preliminar para el mes de mayo, los precios subieron un 1,9% interanual, por debajo del 2,1% que esperaban los analistas y por debajo también del 2,6% del mes de abril. En Alemania también se observó una fuerte desaceleración de la inflación: se esperaba una subida del 1,6% interanual y se quedó en el 1,5%. En abril los precios subieron a un ritmo del 2%. 

No sentó bien que el indicador de confianza en Europa cayera en mayo por primera vez en el año. 

Las dos referencias en conjunto ocasionaron ligeras caídas en las rentabilidades de los bonos en Europa, con Italia incluida, después de la significativa ampliación de la prima de riesgo del país en la sesión de ayer cuando comenzó a hablarse del riesgo de elecciones anticipadas para después del verano. 

Los datos de evolución de los precios dan la razón a Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, cuando afirma que la recuperación de la inflación podría no ser sostenida, entre otras cosas por la debilidad que aún muestran los salarios. Ello retrasa tanto el momento en que se anunciará el 'tapering' (reducción paulatina del programa de compra de bonos aún vigente) y la primera subida de los tipos de interés tras la crisis. De ahí que el banquero central haya ratificado que la política monetaria seguirá como está. 

En este contexto, sin embargo, el euro, tras marcar mínimos del día a las ocho de la mañana por debajo de la cota de 1,1120 unidades, subía hasta 1,1182 unidades al cierre de la sesión, tras haber tocado en algún momento la cota de 1,12 unidades.

Los bancos sufren 

A su vez, éstas no son buenas noticias para el sector financiero. Y en la jornada hemos visto importantes caídas entre los bancos europeos. De los diez peores valores del Eurostoxx 50, hubo cinco bancos: BNP Paribas (que sufría además el descuento del dividendo), Deutsche Bank, BBVA, Société Générale, ING y el Santander.

En el selectivo español, entre los valores en rojo también varios del sector financiero. Tras Gamesa, el peor del día con un descenso del 2,24%, se colocó BBVA, con un descenso del 1,64%. El Popular, mientras, retrocedió un 1,52%. CaixaBank, Bankia y el Santander también perdieron más de un punto porcentual. El Sabadell, mientras, se dejó un 0,76%. Y Bankinter perdió un 0,25%. 

A cambio, el selectivo español asistió a un potente rebote de Amadeus, que ganó un 4,18%, tras dos sesiones en las que se dejó más de un 6%, y de IAG, que se anotó un 2,35% tras perder ayer un 2,78%. Destacó otro valor del sector turístico, Aena, con un avance del 2,80%.

Después de estos tres valores, Acciona, Indra y Red Eléctrica, que ganaron más de un punto porcentual, e Inditex, que justo se anotó un 1%. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Solaria y Fersa fueron los mejores, con ganancias de un 11,11% y de un 7,69%, respectivamente. En rojo, en cambio, Prisa fue el peor, con un descenso del 7,05%, seguido de los títulos 'B' de Abengoa, que retrocedió un 6,67%. 

En el Eurostoxx 50,  los valores que destacaron fueron los más defensivos, como las eléctricas (además de Iberdrola, Engie, Enel y E.On), así como textiles (además de Inditex, Adidas), entre otras. 

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista Inversión.