Más de 20 oficinas rurales de Liberbank operarán con agentes a final de año

Más de una veintena de oficinas rurales de Liberbank comenzarán a operar con agentes financieros entre mediados de noviembre y final de año, lo que constituye la primera oleada de la transformación de unas 150 sucursales en pequeñas poblaciones para mantener la presencia de la entidad en estas zonas.

El grupo creado por Cajastur-Banco CCM, Caja Cantabria y Caja Extremadura inició a finales de junio su plan de transformación de oficinas y ya en septiembre comenzó a operar la primera sucursal con un agente financiero, en la localidad asturiana de Cancienes.

A ésta se suman otras veinte oficinas: ocho en Castilla-La Mancha; seis en Extremadura; tres en Asturias, dos en Cantabria y una en Madrid, según la información trasladada a la plantilla consultada por Efe.

Dentro de la idea del banco de garantizar su presencia en pequeñas poblaciones gracias a una nueva red de agentes financieros, que se hacen cargo del negocio en estas zonas, principalmente rurales, Liberbank ha alcanzado acuerdos tanto con empleados como con extrabajadores de la entidad.

Se trata en todos los casos de personal con conocimientos financieros avanzados y experiencia contrastada en atención al público, los requisitos fundamentales que exigía Liberbank.

Además, los agentes financieros tienen que tener dotes de liderazgo y un cierto arraigo social en cada localidad, claves para gestionar y captar negocio según sus propios objetivos y las necesidades de los clientes, pero sin depender orgánicamente de Liberbank.

Eso sí, los productos que ofrecerán estos franquiciados serán los del propio banco, preservando la imagen de marca del grupo, al tiempo que deberán aplicar un modelo de atención y servicio acorde con los estándares de la entidad.

Los agentes tendrán capacidad de realizar todas las operaciones bancarias y dispondrán de sistemas y herramientas de gestión para análisis de clientes, simulación de precios y márgenes por producto y obtención de cuenta de resultados de su oficina.

Como el modelo de agentes se traduce en un reparto de beneficios entre los franquiciados y el propio banco, la entidad considera que todas las partes ganan.

Por un lado, a los clientes se les sigue proporcionando el servicio, mientras que a los agentes se les da la oportunidad de desarrollar su modelo empresarial financiero independiente y Liberbank puede seguir siendo la entidad de referencia en determinadas poblaciones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.