Los flujos de capital hacia materias primas dan pistas sobre el riesgo de recesión

Los inversores mueven grandes cantidades de capital hacia las materias primas pese al incremento de precios, pero con ello buscan protegerse de mayores riesgos económicos

Los inversores se apresuran a recalibrar sus carteras para un período potencialmente prolongado de precios elevados de las materias primas, ya que la invasión de Rusia a Ucrania provoca movimientos sorprendentes en las materias primas que amenazan con exacerbar la inflación y perjudicar el crecimiento.

Los movimientos salvajes han sido la norma en las materias primas durante las últimas semanas, ya que la guerra en Ucrania y las subsiguientes sanciones a Rusia contribuyeron a elevar los precios del petróleo a máximos de 14 años y los del gas natural se acercaron a los récords.

Publicidad

Los precios del trigo y del cobre se sitúan cerca de máximos históricos, mientras que la duplicación del precio del níquel a principios de esta semana obligó a la Bolsa de Metales de Londres a interrumpir la negociación del metal.

Dado que la economía estadounidense ya está sintiendo la tensión de un amplio impulso de la demanda después de la crisis del 19 de diciembre y que se duda de una rápida resolución del enfrentamiento entre Occidente y Rusia, algunos inversores apuestan por que los altos precios de las materias primas se mantengan en un futuro próximo.

Grandes entradas de capital a fondos y ETFs

Los inversores han enviado 10.500 millones de dólares a ETFs y fondos de inversión centrados en las materias primas desde el comienzo del año, incluyendo una ganancia de 2.800 millones de dólares en la semana que terminó el 2 de marzo, que fue la mayor entrada positiva en una semana desde julio de 2020, según datos de ICI.

"Este es un entorno muy singular en el que nos encontramos porque tienes tanto shocks de demanda como de oferta en el sistema al mismo tiempo", dijo Eric Marshall, un gestor de carteras de Hodges Capital.

Publicidad
Publicidad

Marshall cree que la demanda de materias primas seguirá siendo fuerte incluso si las tensiones geopolíticas disminuyen, impulsada por factores como la producción de baterías para coches eléctricos, que requiere metales como el cobre y el níquel.

El proyecto de ley de infraestructuras de EE.UU., de un billón de dólares, aprobado en noviembre, está aumentando la demanda de acero, cemento y otras materias primas, señaló.

Está aumentando su participación en el productor de acero Cleveland Cliffs y en las empresas agrícolas Tyson Foods y Archer Daniels Midland, mientras que está recortando posiciones en las empresas de consumo que probablemente se verán afectadas por el aumento de los costes de la gasolina y los materiales.

Presión sobre la Reserva Federal

Las subidas masivas de las materias primas han aumentado la presión sobre la Reserva Federal y otros bancos centrales para que endurezcan la política monetaria y combatan la inflación.

Esto ha aumentado la preocupación de que al hacerlo se perjudique el crecimiento económico, ya que el aumento de los precios ya pesa sobre los consumidores.

Publicidad

Los inversores esperan ampliamente que la Fed anuncie la primera subida de tipos desde 2018 al final de su reunión de política monetaria la próxima semana y han descontado 1,75 puntos porcentuales de endurecimiento este año. Los datos de esta semana mostraron que los precios al consumidor crecieron el mes pasado a su ritmo más rápido en 40 años.

Matthew Schwab, gestor de la cartera del ETF Harbor Capital All-Weather Inflation Focus, ha aumentado su exposición a los futuros del petróleo y los metales.

"Es probable que los precios de los metales industriales se mantengan altos debido a la infraproducción durante la pandemia de coronavirus, mientras que las compañías petroleras parecen contentas de cambiar una menor producción por precios más altos", comentó.

"Se pueden ver los signos de un repunte de los precios de las materias primas en la falta de inversión de la última década", expresó Schwab.

Publicidad

Previsión de menores consumos

Mark Khalamayzer, gestor principal del Columbia Commodity Strategy Fund, ha aumentado su exposición al petróleo y a las materias primas agrícolas hasta los límites máximos permitidos por el folleto de su fondo, apostando a que el conflicto en Ucrania hará que los precios se disparen.

El crudo Brent se situó el viernes en 112,67 dólares el barril y ha subido un 44 por ciento desde el comienzo del año. Aunque los inversores intentan ajustar sus carteras a las expectativas de subida de los precios de las materias primas, les preocupa que el repunte de las mismas pueda perjudicar al crecimiento.

El riesgo de una recesión provocada por un fuerte recorte del gasto de los consumidores aumenta cuanto más tiempo se mantengan altos los precios del petróleo, aseguró Robert Schein, director de inversiones de Blanke Schein Wealth Management.

"Si los precios del petróleo se mantienen por encima de los 100 dólares por barril durante unos meses, el consumidor y la economía pueden soportarlo, pero si los precios del petróleo por encima de los 100 dólares duran más de seis meses, es cuando veremos aumentar el riesgo de recesión", remachó.

En portada
Publicidad
Noticias de