Las manufacturas chinas pinchan en plena oleada de represión

El PMI de manufacturas de China que elabora Caixin muestra su menor ritmo de expansión desde mayo del año pasado

El sector de manufacturas de China pinchó en el mes de julio y registró su menor ritmo de crecimiento en más de un año.

La industria del gigante asiático flaqueó peligrosamente justo cuando el país se embarcó en una cruzada para atar en corto a las compañías del sector privado. El órdago tuvo su respuesta en Wall Street, donde la SEC estadounidense aumentó el control sobre las cotizadas chinas.

Lo cierto es que el indicador PMI del sector manufacturero chino arrojó un lectura en julio de 50,3 puntos, frente a los 51,3 puntos de junio. El indicador está cerca de perder los 50 puntos, que es el límite que separa la contracción de la expansión.

El dato es importante porque se trata del menor ritmo de avance para este indicador desde mayo del año pasado, justo cuando el país despegó con fuerza tras sobreponerse al coronavirus.

El sector manufacturero se contrae más de lo esperado

La lectura de este índice que elabora IHS Markit es muy importante. La mayoría de los inversores lo toma como referencia ante la falta de transparencia de los datos oficiales que elabora el gobierno chino.

El dato no solo mostró una contracción de la actividad sino que además salió en 50,3 puntos, por debajo de los 51 puntos que esperaba el consenso de analistas.

Publicidad
Publicidad

La cifra de IHS Markit, también conocido como el dato de Caixin, fue menor que el dato oficial, publicado el sábado por la Oficina Nacional de Estadística (ONE), que se situó en los 50,4 puntos la actividad manufacturera en julio, por los 50,9 de junio.

La demanda se contraer por primera vez en más de un año

La publicación achacó la cifra a las inundaciones que sufrió el mes pasado el país, entre otros factores, y añadió que el índice de nuevos pedidos registró su marca más baja en 15 meses.

Sin embargo, el economista de Caixin Wang Zhe indicó que la recuperación económica "no es todavía sólida y que "las presiones a la baja aún son relativamente altas".

De hecho, el indicador de Caixin mostró caídas en todos los negocios y reveló que la demanda se contrajo por primera vez en más de un año.

Para los economistas de Bloomberg Economics, detrás de este dato hay muchos riesgos. Así observaron que la oferta y la demanda se desaceleraron notablemente y se intensificaron las presiones alcistas de los precios.

Publicidad

El dato no es la mejor lectura para el país, que encara el verano metido en una cruzada contras sus propias compañías tecnológicas, tras el estreno de Didi en Wall Street.

En portada
Publicidad
Noticias de