Las bolsas disparan la sensibilidad de los inversores

La presión a la que están sometidas este año las bolsas, con la Fed, Ucrania y la inflación, provoca que los inversores atraviesen un momento de especial sensibilidad

Las bolsas van este ejercicio de susto en susto. No solo por la Fed, la guerra en Ucrania y la inflación. Cualquier acontecimiento imprevisto, aunque no esté confirmado, amplifica la caída de las acciones.

Lo hemos visto esta semana, con las acciones del gigante chino Alibaba, que se desplomaron súbitamente ante los rumores de que las autoridades habían detenido a una persona apellidada Ma. 

Publicidad

Los inversores temieron que se tratase del fundador y principal accionista de Alibaba, Jack Ma, y salieron corriendo. Hasta que no se aclaró el malentendido, las acciones no recuperaron el tono normal. 

Temor a un ataque a los sistemas bursátiles

Los nervios afloraron también lógicamente con la caída relámpago que provocó el error de un operador de Citi. Este tipo de desplomes repentinos por fallos humanos se suelen dar, aunque no son muy frecuentes, en la operativa diaria.  

Pero en estos tiempos de Pegasus, de espionajes y de tensiones bélicas, numerosos inversores se asustaron porque interpretaron que las caídas eran consecuencia de un ataque a los sistemas bursátiles. 

Y ahora que la Fed ha subido tipos por segunda vez este año la presión se centrará en las bolsas europeas, que tendrán todos los sentidos puestos en los próximos movimientos del BCE. 

Publicidad
Publicidad

Pendientes del BCE en julio

La fecha de julio está marcada en el calendario de los inversores europeos, como el momento en el que Lagarde anunciará la primera subida de tipos de 2022. 

Hasta ahora, el BCE se había resistido a dar el paso. Otros bancos centrales, como el de Suecia y el de Australia, también habían comentado que no subirían los tipos hasta 2023, pero ya lo han hecho. 

En Europa, además, pesa la guerra de Ucrania, por lo que se incrementa el riesgo de que una medida de este tipo conduzca directamente a una recesión. Los sustos y la extrema sensibilidad seguirán presentes en las bolsas.

 

En portada
Publicidad
Noticias de