La inversión extranjera en deuda española cae por las dudas sobre la economía

Madrid, 12 abr (EFECOM)- La deuda española en manos de inversores extranjeros se redujo en febrero tras dos meses al alza y alcanzó 424.080 millones de euros, frente a 425.985 en enero, según los datos actualizados hoy por el Tesoro Público, un recorte que cabe achacar a la débil coyuntura económica en Europa.

No obstante, el porcentaje que representa la inversión extranjera en deuda española es aún mayoritario, del 53,32 %, y superior al que marcaba en enero (52,85 %); en los últimos doce meses, el incremento ha sido del 9 %, desde los 388.479 millones del mismo mes de 2015.

En abril de ese año, la deuda española en manos de inversores extranjeros alcanzó la ratio más elevada, del 55 %.

Desde comienzos de 2014, los inversores extranjeros no han dejado de incrementar de forma sostenida y mes a mes su cartera de deuda pública española, con pequeños tropiezos durante el pasado verano, coincidiendo con el referéndum en Grecia sobre la ayuda financiera al país.

El proceso soberanista de Cataluña y las elecciones generales en España afectaron también a las carteras de deuda española de los inversores no residentes, que en noviembre se redujeron un 0,59 %.

Pero en diciembre, tras las elecciones generales, y en enero, los inversores extranjeros recuperaron su apetito por la deuda española, aunque ahora parecen moverse con mayor cautela.

Desde XTB, el analista Carlos Fernández descarta que el descenso esté relacionado con la incertidumbre política que vive España, que parece abocada a nuevas elecciones tras las de diciembre.

De hecho, explica Fernández, el diferencial con la deuda pública alemana apenas ha sufrido modificaciones en los últimos meses; más bien cabe atribuirlo a la "coyuntura económica global en Europa, en la que las dudas sobre la recuperación económica están haciendo que muchos inversores y fondos se planteen su exposición a la zona euro".

Actualmente, prosigue el analista, el mercado de deuda pública se encuentra totalmente intervenido por el Banco Central Europeo (BCE), que, dentro de sus políticas expansivas con las que trata de elevar las expectativas de inflación, se encarga de realizar compras de deuda soberana.

En febrero, el Tesoro Público tenía en circulación 795.297 millones de euros, ligeramente por debajo de 805.972 de enero, debido a las amortizaciones.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.