Los inversores se preparan para más giros salvajes del mercado

Los inversores miran con temor los próximos tres meses. Las caídas seguirán hasta que no haya señales positivas en la lucha contra la inflación

En un año de cambios bruscos en el mercado, el tercer trimestre de 2022 fue un momento en el que los acontecimientos dieron un giro verdaderamente extraordinario.

A medida que la Reserva Federal intensificó el endurecimiento de su política monetaria para controlar la peor inflación en décadas, los rendimientos del Tesoro de EE UU se dispararon a sus niveles más altos en más de una década y las acciones revirtieron un repunte de verano para alcanzar nuevas profundidades.

Publicidad

El S&P 500 ha bajado casi un 24 por ciento en lo que va del año, mientras que los rendimientos de los bonos del Tesoro de referencia a 10 años, que se mueven inversamente a los precios de los bonos, alcanzaron recientemente su nivel más alto desde 2008.

Fuera de los Estados Unidos, el alza del dólar provocó grandes caídas en las monedas mundiales, lo que llevó a Japón a respaldar al yen por primera vez en años. 

Mientras tanto, una caída en los precios de los bonos del gobierno británico obligó al Banco de Inglaterra a realizar compras temporales de gilts a largo plazo. 

Muchos inversores miran los próximos tres meses con temor, apostando a que la liquidación de las acciones estadounidenses continuará hasta que haya señales de que la Fed está ganando su batalla contra la inflación. 

Publicidad
Publicidad

Sin embargo, el último trimestre del año a menudo ha sido un momento beneficioso para las acciones lo que genera esperanzas de que los mercados ya hayan visto lo peor de la liquidación.

La estrategia de comprar caídas fracasó

La estrategia de comprar caídas del mercado de valores generó grandes recompensas para los inversores en el pasado, pero fracasó gravemente en 2022: el S&P 500 ha subido un 6 por ciento o más cuatro veces este año y llegó a un nuevo mínimo en cada caso.

En el tercer trimestre, el índice subió casi un 14 por ciento antes de revertirse para alcanzar un nuevo mínimo de dos años en septiembre después de que los inversores recalibraran sus expectativas de un endurecimiento aún más agresivo de la Fed.

¿Hay que mirar hacia abajo?

Dado que varios grandes bancos de Wall Street esperan que el índice de referencia termine el año por debajo de los niveles actuales (Bank of America y Goldman Sachs publicaron recientemente objetivos de fin de año de 3.600), las perspectivas para las compras en picado siguen siendo turbias.

Además, el mercado bajista actual, que hasta ahora ha durado 268 días y registró una caída de pico a mínimo de alrededor del 24 por ciento, todavía es relativamente corto y superficial en comparación con las caídas anteriores. Desde 1950, el mercado bajista promedio ha durado 391 días con una caída promedio de pico a valle del 35,6 por ciento, según Yardeni Research.

Publicidad

Peor ha sido en los bonos

Aunque las acciones han sido volátiles, los giros en los mercados de bonos han sido comparativamente peores.

El índice de estimación de volatilidad de opciones del mercado de bonos de EEUU ICE BofAML se disparó a su nivel más alto desde marzo de 2020, ya que el índice del Tesoro de EEUU ICE BofA está en camino de su mayor caída anual registrada.

En comparación, el índice de volatilidad de Cboe, el llamado "medidor de miedo" de Wall Street, no ha logrado escalar su pico de marzo.

Algunos inversores creen que la turbulencia bursátil continuará hasta que los mercados de bonos se calmen.

Publicidad

"Creo que hay un buen escenario en el que una vez que superemos la violencia del mercado de bonos, lleguemos a un fondo más negociable (para las acciones)", dijo Michael Purves, director ejecutivo de Tallbacken Capital Advisors en Nueva York.

El impulso del dólar

El aumento de las tasas de interés de EEUU, una economía estadounidense relativamente sólida y la búsqueda de refugio seguro por parte de los inversores en medio de un aumento en la volatilidad del mercado financiero han impulsado al dólar estadounidense, en detrimento de otras monedas globales.

El billete verde ha subido un 7 por ciento en el trimestre frente a una cesta de divisas y se sitúa cerca de su nivel más alto desde mayo de 2002.

La fortaleza del dólar hace que el Banco de Japón refuerce el yen mediante intervenciones, al tiempo que supone un obstáculo para las ganancias de las empresas estadounidenses.

"Los que toman riesgos en el mercado están lidiando con la doble amenaza de la fortaleza persistente del dólar y tasas de interés dramáticamente más altas", explicó Jack Ablin, director de inversiones de Cresset Capital, en una nota.

Publicidad

Un aire de esperanza

El calendario puede ofrecer alguna esperanza a los cansados inversores bursátiles.

El cuarto trimestre es históricamente el mejor período para los rendimientos de los principales índices bursátiles de EE. UU., con el S&P 500 promediando una ganancia del 4,2% desde 1949, según Stock Trader's Almanac.

Las pautas de finanzas.com

Nuestros boletines son valiosos para inversores y líderes financieros. Denos la oportunidad de demostrárselo. Si le decepcionamos: cancele, sin más.
Gracias por su confianza.

En portada
Publicidad
Noticias de