FSB advierte de riesgo que bancos dejen de dar información a Libor y Euribor

El Consejo de Estabilidad Financiera (FSB por sus siglas en inglés) advierte de que existe el riesgo de que algunos bancos vayan a dejar de facilitar los tipos de interés a los que se prestan entre ellos para poder establecer tasas de interés de referencia, como el Libor y el Euribor.

En general, en casi todos los países se va a animar a los bancos a que faciliten los tipos de interés a los que se prestan en el mercado interbancario.

El FSB, que se creó en 2009 para preservar la estabilidad del sistema financiero internacional tras la crisis financiera y económica, publicó hoy su último informe sobre los progresos realizados en la implementación de las recomendaciones que hizo en 2014, como respuesta a las manipulaciones del mercado en los tipos de referencia.

Algunos bancos han decidido ya dejar de dar las informaciones pero, actualmente, en muchos países se les puede obligar a hacerlo.

El Reino Unido podría, en 2021, dejar de obligar a los bancos a facilitar las tasas de interés interbancarias, que son necesarias para establecer las tasas de referencia como el Libor y el Euribor.

Los reguladores han dado algunos pasos para exigir "contribuciones obligatorias a las tasas de referencia", pero sigue siendo un reto asegurar la integridad y robustez de las tasas de referencia, según el Consejo de Estabilidad Financiera.

Asimismo, considera que no es seguro que los bancos vayan a seguir suministrando informaciones a medio y largo plazo para establecer estas tasas que sirven de referencia para diferentes tipos de créditos, como los hipotecarios o para pagar las matrículas universitarias en algunos países.

Las recomendaciones de 2014 incluían medidas para fortalecer los tipos de referencia y crear otras tasas sin riesgo alternativas más difícil de manipular para evitar las utilizaciones del mercado de algunos bancos, en un momento en el que había caído la liquidez en el mercado de financiación interbancaria no garantizada (sin garantías o avales).

En este sentido, se ha progresado en ajustar las metodologías usadas para calcular las tasas de referencia.

Hasta ahora, los bancos dan una estimación sobre los tipos de interés a los que se prestan pero se va a intentar que den informaciones basadas en las transacciones que han realizado realmente.

El Consejo de Estabilidad Financiera integra a todas las economías importantes de los países desarrollados del Grupo de los Veinte (G20) y su sede está en la ciudad suiza de Basilea.

Por su parte, el Banco Central Europeo (BCE) va a publicar una tasa de interés de referencia no garantizada a un día del euro, que servirá de guía en caso de que haya problemas con el Eonia, que es el tipo de interés medio al que se prestan los bancos europeos en ese plazo también.

El objetivo de la nueva tasa del BCE es proporcionar seguridad al mercado, también complementará las ya existentes que produce el sector privado y servirá de seguridad a los tipos de interés del sector privado.

Los trabajos de preparación de esta tasa de interés a un día del BCE finalizarán antes de 2020, incluyendo la consulta a la industria financiera.

El Consejo de Estabilidad Financiera considera que se debe hacer más para establecer la transición a nuevas tasas de interés de referencia porque no está asegurada la viabilidad a largo plazo de tasas como el Libor.

El sector oficial se ha comprometido con la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (ISDA por sus siglas en inglés) para afrontar los riesgos por la permanente interrupción de los tipos de referencia.

El FSB publicará otro informe en 2018 sobre los progresos en las tasas de referencia.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.