EPSV constatan cambio de tendencia con subida de aportaciones y patrimonio

Las entidades de previsión social voluntaria vascas han constatado en 2017 un "cambio de tendencia" con un aumento de las aportaciones y del patrimonio que gestionan, según el balance de la federación de EPSV.

La recuperación de las aportaciones en el sector público (Elkarkidetza para las instituciones locales y forales e Itzarri para el Gobierno Vasco) tras años sin estar permitidas por la crisis han sido la principal causa de esta recuperación.

El patrimonio gestionado por las EPSV aumentó en más de 600 millones y llegó a los 24.500 millones, lo que representa el 33,7 % del PIB vasco, cuando en España la media es del 9,5 por ciento.

El aumento del patrimonio viene tanto del incremento de las aportaciones a los planes de previsión, que el pasado año fue de 769 millones de euros, con un aumento medio del 1,84 por ciento, como de la rentabilidad conseguida por los fondos, en torno al 4 % en los planes de empleo (sector público y los recogidos en convenios de empresa) y del 3 % en los planes individuales.

Estas rentabilidades varían mucho de unos planes a otros en función del perfil del ahorrador, más o menos conservador o de riesgo.

Por tipo de planes, el mayor patrimonio se concentra en los de empleo con unos 12.800 millones, frente a los más de 11.600 de los individuales.

El incremento del patrimonio ha sido del 3,53 por ciento en los planes individuales y del 2 por ciento en los de empleo.

En cuanto a las prestaciones abonadas el pasado año, los socios de las EPSV rescataron de sus fondos 835 millones de euros.

Los responsables de las EPSV han destacado el "dato importante" del crecimiento de las aportaciones tras unos años de descensos debido a la crisis económica.

El número de planes de previsión contratados en Euskadi se situó en 1.100.000, aunque muchas personas tienen más de uno.

El presidente de la federación vasca de EPSV, Ina Etxebarria, ha considerado que los planes de previsión tienen mayor implantación en Euskadi por la existencia de una "cultura del ahorro" y por la implantación de las cooperativas (sus socios no cotizan a la Seguridad Social como asalariados y tienen que recurrir a esta fórmula para la pensión), además de por el impulso que le han dado las administraciones.

En relación al debate sobre el futuro de las pensiones, Etxebarria ha considerado que seguirá habiendo pensiones públicas "sin ninguna duda", pero que "otra cosa" es cómo se calcula y cuál será su cuantía en relación al sueldo.

En su opinión, la cuantía de las pensiones bajará en el futuro por el aumento de la esperanza de vida -ha recordado que en los países europeos avanzados ronda el 60 % del último salario-, por lo que considera imprescindible fomentar los planes de previsión en las empresas mediante la negociación colectiva y ayudas fiscales.

El presidente de Elkarkidetza, Karmelo Sainz de la Maza, ha explicado que en este plan, que es "potente", se aporta el 7 por ciento del salario durante 40 años para recibir al jubilarse un complemento equivalente al 20 % de la pensión hasta que se cumplen 90 años.

Los planes de pensiones se pueden rescatar al jubilarse como renta vitalicia (normalmente supone un importe menor por el riesgo en su cálculo), como una renta financiera durante los años acordados (lo que elimina el riesgo anterior y se puede heredar) o junto a todo el capital, que es la opción por la que optan el 90 por ciento de los titulares de planes individuales.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.