El Ibex-35 aguanta sobre los 9.000, pese a la presión de la banca

Bolsahoy

El selectivo español ha frenado su escalada hacia los máximos del año, pero, al menos, ha sido capaz de aguantar sobre el nivel de los 9.000 puntos. El Ibex-35 retrocedió un 0,5% y dio un último cambio en los 9.079,20 puntos. Podría haber seguido subiendo, quizás, si no le hubiera fallado el sector financiero después de que el Popular haya anunciado una ampliación de capital de 2.500 millones de euros que ha dejado un poco descolocado al mercado, máxime teniendo en cuenta que en las dos sesiones anteriores los títulos del Popular habían registrado una subida de más del 12%, convirtiéndose en el valor más rentable de estas dos últimas jornada de fuerte rebote en el Ibex-35. El banco prevé, con ese dinero, reforzar su balance. Además, ha decidido suspender el dividendo. Los títulos de la entidad han registrado un desplome del 26,49% y ello se ha contagiado al resto de la banca española. Tras el Popular, el peor fue el Sabadell, con un retroceso del 5%, mientras que CaixaBank perdió un 4,31%. Bankia, por su parte, perdió un 2,41%. Algo mejor se comportó el Santander, que cedió un 1,85%. Y aún mejor el BBVA, que retrocedió un 0,80%. El que se desmarcó fue Bankinter, que ganó un 0,78%. 

A cambio de las fuertes caídas sufridas por la banca, el selectivo español asistió a potentes subidas en otros sectores: así, ArcelorMittal se disparó un 7,04%, mientras que Amadeus ganó un 2,22% y Acerinox, un 2,18%. Aena y Técnicas Reunidas, mientras tanto, avanzaron un poco más de un 1%. Entre los grandes valores, los mejores fueron Telefónica e Inditex, que ganaron un 0,85% cada uno. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, no hubo valor que cayera más que el Popular. Y con más pérdidas que el Sabadell, sólo Abengoa 'B', que retrocedió un 5,42%. En verde, sólo hubo un valor con mayores subidas que ArcelorMittal: Dogi, que se anotó un 9,55%. 

Subidas en el resto de Europa

Decimos que el Ibex-35 podría haber terminado la jornada en verde, debido a que los demás índices de renta variable europeos terminaron la jornada en positivo, aunque con ganancias discretas: el mejor fue el Cac 40 francés, que ganó un 0,69%, seguido del Dax alemán, que avanzó un 0,66%, mientras que el PSI-20 de Lisboa se anotó algo más de medio punto porcentual. Los avances del Ftse Mib de Milán y del Ftse 100 británico fueron mínimos, de menos de un 0,10%. 

En el Eurostoxx 50, Unicrédito fue el peor valor, con un descensos del 3,83%, pero entre los diez peores valores no hubo otros bancos que no fueran los dos grandes españoles. De hecho, no fue un mal día para los componentes del índice paneuropeo, puesto que únicamente nueve de sus cincuenta valores terminaron en negativo. 

El selectivo español no pudo sacar partido del dato definitivo del PIB del primer trimestre del año, periodo en el que la economía española se expandió a un ritmo trimestral del 0,8% e interanual del 3,4%, debido al tirón del consumo doméstico y del incremento del gasto público. 

En Estados Unidos, los índices de renta variable registraban un ligero descenso (quizás porque el S&P 500 no parece terminar de atreverse con los 2.100 puntos) al cierre de las Bolsas europeas después de una agenda de datos económicos medianamente favorables. Para empezar, el paro semanal creció en menos personas de lo previsto. Además, las preventas de viviendas subieron un 5,1%, por encima del 0,7% previsto por los analistas, en su mejor dato desde 2010. Y los pedidos de bienes duraderos crecieron un 3,4% en abril, por encima del 0,5% que esperaban los analistas. Aunque este último dato no es tan sólido como a primera vista parece: los pedidos en sectores ajenos a la industria de defensa y la aviación cayeron un 0,5%, hasta marcar mínimos de los cinco últimos años. Ello introduce dudas respecto a en qué momento la industria será capaz de salir del bache y acabar con su condición de freno para la economía en general.

Divisas, deuda y materias primas

En el mercado de divisas, el euro avanzó con respecto al dólar. La moneda comunitaria, al cierre de la sesión europea avanzaba un 0,25%, hasta el nivel de 1,1183 unidades. En algún momento de la jornada el tipo de cambio se fue por encima del nivel de 1,12 unidades. 

En el mercado de deuda, vimos bajada en la rentabilidad del bono americano a diez años: desde el 1,87% hasta el 1,84%. Lo mismo ocurrió con el interés del bono alemán a ese mismo plazo: retrocedió del 0,16% al 0,14%. En cambio, subieron los intereses de las deudas de la periferia: la rentabilidad del bono español a diez años subió desde el 1,49% hasta el 1,50% y la de su comparable italiano, desde el 1,36% hasta el 1,38%. 

En el mercado de materias primas, el barril de Brent, de referencia en Europa, retrocedía al cierre un 0,12%, después de haber rebasado por la mañana el nivel de los 50 dólares por primera vez desde noviembre de 2015. El que sí se mantenía por encima de los 50 dólares era el West Texas, que se anotaba un 1,83%. En este último caso, su cotización se encuentra en máximos desde el verano del año pasado.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.