Draghi insta a los gobiernos europeos a despejar las dudas sobre la UE

Arantxa Iñiguez

Fráncfort (Alemania), 2 may (EFE). - El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, instó hoy a los gobiernos europeos a despejar las dudas sobre el futuro de la Unión Europea (UE) para que mejore el consumo y la inversión.

Draghi dijo que las dudas "sobre el futuro de la zona del euro y de la Unión Europea (UE) en general, contribuyen a la incertidumbre para particulares y empresas", lo que puede reducir el consumo y la inversión, en una alusión al Reino Unido, por ejemplo.

En un discurso sobre el futuro de los mercados financieros, en el congreso anual del Banco Asiático de Desarrollo, celebrado en Fráncfort, Draghi consideró que "eliminar esta incertidumbre ayudará a impulsar el consumo y a desatar la inversión en el continente".

Draghi añadió que no hay dudas de que la "reforma institucional en la UE y de la zona del euro tiene beneficios económicos auténticos".

En este sentido, el presidente del BCE consideró que aquí está "una parte esencial de la solución" para aquellos que quieren ver una vuelta a niveles de tipos de interés más normales ante las fuertes y persistentes críticas en Alemania, especialmente del sector de cajas de ahorro y de compañías de seguros.

Críticas que, incluso, llevaron al ministro alemán, Wolfgang Schäuble, a responsabilizar a Draghi del auge del populismo de derechas en Alemania.

Draghi advirtió la semana pasada a los británicos que si deciden en su referéndum abandonar la UE "perderán todas las ventajas del mercado común"; "no puedo ni quiero creer que voten por una salida", afirmó en una entrevista con el diario alemán "Bild".

Draghi se mostró convencido en la entrevista de que la fortaleza de Europa es mayor si permanece unida y aboga por hacer frente a los movimientos "nacionalistas y aislacionistas".

Hoy defendió en Fráncfort las medidas de política monetaria que ha adoptado el BCE para evitar una deflación en la zona del euro, entre ellas dejar la tasa de interés rectora el 0 % y cobrar a los bancos un 0,40 % por sus depósitos, así como comprar grandes cantidades de deuda pública y privada, también corporativa, e introducir grandes cantidades de liquidez en el sistema.

"El entorno de bajos tipos de interés es un síntoma de desafíos en la economía mundial, no su causa. Para que los tipos de interés vuelvan a subir de nuevo a niveles más altos sostenibles, es necesario afrontar las causas", añadió el banquero italiano.

Draghi añadió que la política monetaria no puede incrementar los tipos de interés a largo plazo y que esto es algo que sólo se puede lograr con reformas estructurales que consigan reequilibrar los ahorros y la inversión.

Los retornos reales más altos de los ahorros deben producirse mediante una acción decisiva del lado de la oferta y diversificando la inversión.

Draghi dijo que Alemania, la mayor economía de la zona del euro, tiene un superávit por cuenta corriente superior al 5 % del producto interior bruto (PIB) desde hace casi una década.

En el pasado los países con superávit podían exportar el exceso de ahorros a países que querían tomarlos prestados a intereses más altos, lo que evitaba la caída de los tipos de interés y era bueno para la economía global ya que fluía el ahorro de economías que crecían poco y con envejecimiento de la población a otras con población joven y mayores necesidades de inversión, dijo Draghi.

Pero ahora las rentabilidades son bajas en todos los países y, según Draghi, simplemente no hay demanda de capital para absorber el exceso de ahorro sin que bajen las rentabilidades.

Draghi recordó que los tipos de interés han estado cerca del 0 en Japón desde los años 90, en EEUU desde 2008 y en el Reino Unido desde hace siete años.

El presidente del BCE dijo que los ahorradores pueden conseguir "rentabilidades satisfactorias diversificando sus activos" y puso como ejemplo los hogares estadounidenses, que colocan una tercera parte de sus activos financieros en acciones, cifra que en el caso de los franceses e italianos es de una quinta parte y de los alemanes de una décima parte.

De hecho, dijo Draghi, los hogares alemanes mantienen el 40 % de sus activos en efectivo y en depósitos y los franceses e italianos, el 30 %, frente a menos del 15 % de los estadounidenses.EFECOM

aia/son

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.