China admite su debilidad al bajar los tipos por sorpresa

China sorprende con un recorte de tipos tras unos débiles datos macro. La política "cero covid" y el boicot inmobiliario casi meten a su economía en la contracción

El Banco Central de China recortó el lunes los tipos de interés. La medida sorprendió al ver cómo el emisor busca reactivar la demanda. Los datos macro mostraron una inesperada desaceleración de la economía en julio, con la actividad de las fábricas y el comercio minorista afectados por la política de "cero covid" de Pekín y la crisis inmobiliaria.

El sombrío conjunto de cifras indica que la segunda economía del mundo tiene dificultades para recuperarse del revés al crecimiento debido a las estrictas restricciones contra el Covid-19. Ello lleva a algunos economistas a rebajar sus proyecciones.

Publicidad

La producción industrial creció un 3,8 por ciento en julio con respecto al año anterior, según la Oficina Nacional de Estadísticas china (ONE), por debajo de la expansión del 3,9 por ciento de junio y del aumento del 4,6 por ciento esperado por los analistas encuestados por Reuters.

Las ventas al por menor, que apenas volvieron a crecer en junio, subieron un 2,7 por ciento respecto a un año antes, por debajo de las previsiones de crecimiento del 5 por ciento y del 3,1 por ciento de junio.

"Los datos de julio sugieren que la recuperación económica perdió fuerza tras el fin de los confinamientos, ya que el impulso puntual de la reapertura se desvaneció y los boicots hipotecarios desencadenaron un nuevo deterioro en el sector inmobiliario", declaró Julian Evans-Pritchard, economista sénior de China en Capital Economics.

"El Banco Popular de China ya está respondiendo a estos vientos en contra intensificando el apoyo (…). Pero como el crecimiento del crédito está siendo menos sensible a la relajación de las políticas que en el pasado, probablemente no será suficiente para evitar una mayor debilidad económica".

Publicidad
Publicidad

Las bolsas locales recortaban ganancias. Mientras, el yuan caía hasta mínimos de una semana frente al dólar y las monedas australiana y neozelandesa retrocedían desde sus recientes máximos de dos meses.

La economía china se libró por poco de una contracción en el trimestre de junio, lastrada por la cuarentena en Shanghái, nodo financiero, el empeoramiento del mercado inmobiliario y la persistente debilidad del gasto de los consumidores.

Los riesgos aún abundan, ya que muchas ciudades chinas, incluidos los centros de producción y lugares turísticos populares, impusieron medidas de confinamiento en julio, tras detectarse nuevos brotes de la variante ómicron.

El sector inmobiliario, que se ha visto aún más sacudido por un boicot hipotecario, que pesó sobre el ánimo de los compradores, se deterioró en julio. La inversión inmobiliaria se desplomó un 12,3 por ciento en julio, el ritmo más rápido de este año, mientras que la caída de las nuevas ventas se profundizó hasta el 28,9%.

El equilibrio entre crecer y contener al Covid-19

Para apuntalar el crecimiento, el banco central chino bajó el lunes inesperadamente los tipos de interés de las principales facilidades de préstamo por segunda vez este año.

Los responsables de política monetaria chinos intentan equilibrar la necesidad de apuntalar una frágil recuperación y erradicar nuevos focos de Covid-19. Como resultado, se espera que la economía no alcance su objetivo oficial de crecimiento este año -fijado en torno al 5,5 por ciento- por primera vez desde 2015.

Publicidad

Fu Linghui, portavoz de la ONE, atribuyó la debilidad de julio a los brotes esporádicos de coronavirus y a las olas de calor en el sur, de China que afectaron a la actividad, en un contexto de ralentización de la recuperación económica mundial y de alta inflación.

En la provincia oriental de Zhejiang, la ciudad de Yiwu, un proveedor mundial clave de productos pequeños y baratos, ha estado luchando con interrupciones relacionadas con el Covid-19 de forma intermitente desde julio. Desde el 11 de agosto, muchas zonas de la ciudad están bloqueadas.

"Hemos detenido la producción de las fábricas desde que la ciudad impuso un modo tranquilo", dijo un gerente de ventas de una fábrica de Yiwu que fabrica bienes de consumo.

Publicidad

La inversión en activos fijos, que Pekín espera que compense la ralentización de las exportaciones en el segundo semestre, creció un 5,7 por ciento en los siete primeros meses del año con respecto al mismo periodo del año anterior, frente a la previsión de un aumento del 6,2 por ciento y por debajo del 6,1 por ciento de enero a junio.

La situación del empleo sigue siendo frágil.

La tasa de desempleo a nivel nacional, basada en una encuesta, se redujo ligeramente hasta el 5,4 por ciento en julio, frente al 5,5 por ciento de junio, aunque el desempleo juvenil se mantuvo obstinadamente alto, alcanzando un récord del 19,9 por ciento en julio.

El recorte de los tipos y los débiles datos de actividad se producen después de que las cifras oficiales del viernes mostraran que los nuevos préstamos en yuanes cayeron más de lo esperado en julio, ya que las empresas y los consumidores siguieron siendo reacios a endeudarse. ● Un reportaje de Kevin Yao, Stella Qiu, Ellen Zhang y Winni Zhou; editado por Sam Holmes; traducido por José Muñoz en la redacción de Gdańsk; editado para finanzas.com por Ismael García

En portada
Publicidad
Noticias de