Calviño toma el INE después de que confirme un PIB pírrico. ¿Un nuevo CIS?

Nadia Calviño destituirá el lunes al presidente del INE después de meses discutiendo sobre cómo se mide el PIB y el IPC, los dos valores que el Gobierno pocas veces acierta

El Gobierno destituirá al presidente del INE, Juan Manuel Rodríguez Poo, después de que confirme un pírrico crecimiento de la economía española (PIB) durante el último trimestre cerrado -el primero-, de acuerdo con El Confidencial

El último dato sería la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de la vicepresidenta Nadia Calviño. Ella cuestiona la metodología de medición del instituto desde hace meses.

Publicidad

A su parecer, el INE mide mal el IPC y el PIB: las dos variantes que más se desvían de su cuadro económico. 

Los portavoces de Calviño no contestaron las preguntas de finanzas.com sobre la destitución de Poo. Sí confirmaron que “el Gobierno trabaja en un plan para reforzar al INE, tanto en recursos como en personal”.

A preguntas adicionales de este medio, no especificaron qué carencias específicas han detectado en el INE que aconsejen al Gobierno intervenir para atajarlas.

Pendiente de confirmación oficial, el ex secretario de Estado de la Seguridad Social, Israel Arroyo, tomará las riendas del organismo estadístico la próxima semana.

Publicidad
Publicidad

Arroyo era el número dos del ministro José Luis Escrivá, quien el 23 de junio se despachó a gusto contra los que cuestionan la reforma del sistema de pensiones que él impulsa. 

Específicamente, en un foro de Expansión, adjetivó a ING, el Banco de España y al Partido Popular como “listillos” y “falsos”. Les acusó de apoyar en 2013 una reforma que no “se le ocurre ni al que asó la manteca” –en referencia al PP—.

Arroyo dimitió esta misma semana. Finanzas.com no pudo confirmar si firmó la carta sabiendo cuál era su nuevo destino. Con Arroyo también se fue el secretario de Estado de migraciones, Jesús Perea. 

¿Será el INE el nuevo CIS?

El nuevo responsable del INE llegará a un organismo que teme convertirse en el nuevo CIS. Según las fuentes de El Confidencial, se barrunta la interferencia política en un organismo que, en países pares a España, es independiente.

Además, sus presidentes están blindados del Gobierno de turno dada la delicadeza e importancia de la estadística.

Publicidad

De hecho, romper la estadística, fue una de las primeras decisiones de José Félix Tezanos en el CIS.

En 2019 llegó a cambiar tres veces la metodología del centro hasta que encontró la actual, que sistemáticamente favorece al PSOE. Un sesgo que ni se molesta en disimular. 

El último ejemplo es del 21 de junio: dos días después del hundimiento en Andalucía, Tezanos resucitó al sanchismo.

“Está por encima del 29 por ciento en intención de voto y lo estará”, declaró en la presentación de su nuevo libro. No solo el CIS es un ejemplo de cómo trata el Gobierno los números. 

La contabilidad de casos y víctimas de la pandemia de coronavirus cambió varias veces. Las suficientes como para que sea imposible hacer un seguimiento estadístico fiable de la enfermedad, según las fuentes consultadas por finanzas.com.

Publicidad

El control político de las estadísticas

Y esos son los miedos de los profesionales del INE. Los precedentes señalan una senda: la del control político.

El último dato del PIB es de un escuálido 0,2 por ciento. Son diez puntos básicos menos que lo anticipado por el propio INE en abril. Desde entonces, la discusión “técnica” se ha intensificado. 

A juicio de Economía, no se recoge correctamente el crecimiento del empleo y la recaudación (inflamada por la inflación). Por tanto, los datos que se dan a conocer son peores que los contemplados por Calviño y su equipo.

Sobre Arroyo (funcionario del Cuerpo Superior de Actuarios, Estadísticos y Economistas de la Seguridad Social) recaerá desde la próxima semana, según las informaciones periodísticas citadas, la misión de preservar la reputación del INE o bien entregar datos que aprueben sus jefes. 

Mientras tanto, la comunidad financiera se pregunta cuánto tardará el Gobierno en cargar -de verdad, no de boquilla- contra el gobernador del Banco de España. Pablo Hernández de Cos es el azote mayor de los datos y de la reforma de las pensiones.

Publicidad

Este viernes, en un acto universitario, defendió con elegancia su independencia.

“Sabéis que no hago ningún comentario sobre otros comentarios que otras personas hacen en los medios de comunicación”. Respondía a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

● Siga las noticias de finanzas.com desde su red social o app favorita: Twitter | Flipboard | Linkedin | Facebook | Telegram

En portada
Publicidad
Noticias de