Divisas

Los fondos de pensiones serán los próximos en llegar al bitcoin

La entrada del dinero institucional aceleró el rally del bitcoin pero aun falta el dinero con mayúsculas, el de los fondos de pensiones

El bitcoin rompe los 29.000 dólares tras un festival que cuadriplica su valor

La cotización del bitcoin sigue marcando récords estratosféricos. Empezó el año en los 34.000 dólares y en apenas una semana acaba de hace historia en los 40.000 dólares, gracias en buena medida al interés de los inversores institucionales, una de las razones que explican el estallido al alza.

Su apoyo es importante, aunque el efecto perverso es que está generando una peligrosa concentración del mercado en manos de uno pocos inversores. Es tan relevante como el hecho de que el dinero de los grandes seguirá llegando de manera constante.

¿Qué más leer?

Los peligros del bitcoin. Solo 2.225 inversores controlan casi el 30% del mercado

Las inversiones de Paypal, Square o Microstrategy abrieron la espita, y el respaldo de grandes gurús de Wall Street, como Paul Tudor Jones o Ray Dalio, allanó el camino para que el rally cogiera altura. Ahora, falta la guinda.

Y quienes certificarán la madurez del bitcoin serán con muchas los fondos de pensiones, los gestores del ahorro con mayúsculas.

El aterrizaje de los fondos de pensiones

  • El gran referente a nivel institucional es la gestora de fondos Grayscale Bitcoin Trust. Y en esta firma ya están viendo la inminente llegada de los fondos de pensiones.
  • “Hemos comenzado a ver más participación no solo desde el segmento de los hedge funds, sino por parte de otras instituciones, como los fondos de pensiones”, dijo en una entrevista que recoge Bloomberg Michael Sonneshein, el nuevo director de inversiones de la gestora.
  • El tamaño de estas asignaciones también está creciendo rápidamente. Grayscale Bitcoin Trust gestiona 25.000 millones de dólares a través de diez fondos. Hace un año, apenas sí tenía 2.000 millones bajo gestión.
  • Cuantos más inversores llegan, más sube el precio. En el caso de los fondos, el efecto es más nítido en la medida en que acumulan las monedas en sus carteras y las sacan de la circulación. “Este es un activo escaso verificable, por lo que cuando hay mecanismos que están sacando los bitcoin de la circulación, se convierte de manera inherente en un activo más escaso”.

Si las predicciones de Sonneshein son certeras, y si finalmente termina por acelerarse la llegada de los fondos de pensiones al bitcoin, el efecto expansivo sobre los precios podría ser todavía más intenso.

Con todo, no hay que perder de vista los riesgos inherentes a esta fase expansiva. Empezando por la fuerte volatilidad que se podría generar en un mercado tan concentrado.

Eso, sin perder de vista el creciente escrutinio al que los reguladores someterán al bitcoin a medida que lleguen nuevos inversores. Si entran los fondos de pensiones, al gestionar una parte muy sensible del ahorro, es algo que parece garantizado.

Además, está por ver las medidas que toma la nueva Administración Biden a partir del próximo 20 de enero para regular el mercado de las criptodivisas.   

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.

Intereses