Divisas

Euro/dólar. ¿hemos visto ya el suelo de las caídas?

El euro/dólar se aferra a las 1,08 unidades y parece querer construir un rebote pero los fundamentales no invitan al optimismo y más caídas asoman por el horizonte

Una victoria de Biden impulsará al dólar

El euro ha firmado el peor arranque de año desde 2015 pero las caídas todavía podrían tener más recorrido. En las últimas sesiones se ha aferrado a los 1,08 dólares y parece querer rebotar, pero no hay que confiarse: las mismas razones que han llevado a la moneda comunitaria hasta sus mínimos de 34 meses contra el dólar están lejos de desaparecer.

La explosiva combinación de malos datos macro en la zona euro y sentimiento económico deprimido por un lado, y el miedo al impacto en la economía global del coronaviru​s por otro, han disparado una corriente de negatividad que ha puesto al euro en la picota.

El reciente hundimiento del indicador de expectativas ZEW en Alemania (que ha pasado de 26,7 hasta 8,7 puntos) es solo una muestra de que no hay confianza en la recuperación de la economía europea. Pero hay más ejemplos, como el desplome del 2,1% que ha marcado la producción industrial o el anémico 0,9% que ha crecido la economía de zona euro en el último trimestre. Y si la sala de máquinas de la economía europea no carbura, la divisa común sufre.

Diferencial de tipos

La principal razón para explicar por qué está cayendo el euro/dólar tiene que ver con el diferencial de tipos de interés entre Europa y Estados Unidos. El Banco Central Europeo no pudo en su momento subir el precio del dinero, por lo que se mantiene un diferencial de tipos muy sustancial respecto al dólar, que ofrece más rendimientos.

Que el dinero rinda más en EEUU que en Europa es un simple factor fundamental que refleja la mejor recuperación de la economía estadounidense frente a la del Viejo Continente.

Además, el mercado está descontando una posible guerra comercial de Estados Unidos con Europa. “Es un argumento que cada vez está tomando más fuerza y parece que algo vamos a tener. Siempre va a ser un factor negativo y no ofrecerá argumentos para que el euro se recupere”, dice Miguel Ángel Rodríguez, experto en divisas y analista independiente.

¿Qué más leer?

El euro/dólar se contagia del coronavirus y se hunde a mínimos de tres años

En las dos últimas sesiones, el euro/dólar parece aferrarse a las 1,08 unidades, desde donde parece que quiere rebotar. Pero es un movimiento normal después de las caídas que lleva el par y de la sobreventa acumulada, que ahora se está descomprimiendo. Pero todos los factores fundamentales siguen en contra de la moneda comunitaria.

Carry trade

Incluso aunque las preocupaciones sobre el coronavirus hayan retrocedido en las últimas sesiones, los traders que buscan mayores rendimientos están buscando los beneficios que promete el dólar.

Al billete verde llegan quienes buscan beneficios más seguros en el contexto actual, pero también los inversores que necesitan cubrir sus posiciones en euros, ante el desplome de la moneda común. Y cuanto más se compra el dólar, más sube la moneda estadounidense y más baja el euro/dólar.

Es el famoso “carry trade’, que ahora mismo perjudica a la divisa común. “El problema con las posiciones largas en euros es que necesitas que funcionen bastante antes de que comiences a ganar dinero, debido al carry negativo", dice Kieran Curtis, director de inversiones en Londres en Aberdeen. Es más, este experto afirma estar “bastante seguro” de que hay pocos catalizadores para que esta tendencia se invierta.

¿Hemos visto el suelo?

En este contexto, lo racional es esperar que el euro/dólar se mueva con más caídas. Según apunta Rodríguez, “hay una muy alta probabilidad de que no hayamos visto el suelo”. Para Eduardo Faus, analista técnico de Renta 4 Banco, las referencias de soporte estarían en el rango de los 1,035 y 1,05 dólares, donde la cotización debería encontrar un buen apoyo, ya que todo lo peor de la crisis del euro se ha parado en estos niveles.

Ahora bien, añade Rodríguez, “dependiendo de cuánto se prolongue el cierre de actividades en China y si hay malas noticias sobre la guerra comercial entre Europa y Estados Unidos, tenemos todos los ingredientes para que llegue a esos niveles o incluso más bajo”.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.