Divisas

El Brexit acaba con el mejor rally de la libra en año y medio

El Brexit es el mayor hándicap al que se enfrenta la libra tras registrar su mejor racha en año y medio

El Brexit provocaría importantes caídas para la libra esterlina si Londres y Bruselas no llegan a un acuerdo este mes

El Brexit acaba con el mejor rally de la libra en año y medio pues este mes concluye la fecha para que Londres y Bruselas cierren la desconexión del Reino Unido con la Unión Europea. Por el momento, las sensaciones no son buenas y la libra puede ser una gran damnificada.

¿Qué más leer?

Boris Johnson y su sociedad “inmune” mandan a la libra a niveles de hace 35 años

Los inversores ya toman partido y los cortos sobre el cable, como comúnmente se conoce a la libra, aumentan a comienzos de esta semana.

Este movimiento de presión bajista es una señal que advierte al mercado sobre los daños que pueden sufrir los activos británicos si las conversaciones no son fructíferas.

Las conversaciones previas entre ambos actores parecen no están sirviendo de mucho y tampoco ayuda que el primer ministro británico, Boris Johnson, descarte el negociar una nueva prórroga. Así, de no llegar a un acuerdo, Gran Bretaña saldría de la Unión de una forma unitateral.

Por ello, la entrada de posiciones cortas sobre esta divisa alcanzan su mayor volumen a corto plazo desde noviembre, según los datos de la Comisión de Comercio británico. Por otro lado, el índice FX Pain de Citigroup refleja las posiciones activas más bajas sobre la moneda desde 2018.

El papel del banco central

Pero la presión bajista por el Brexit no es el único riesgo al que se enfrenta este mes la moneda británica. El mercado especula con la posibilidad de que el Banco de Inglaterra baje los tipos de interés por debajo del 0% para intentar reactivar la economía nacional por el coronavirus, el inicio del desconfinamiento y la salida de la Unión Europea.

¿Qué más leer?

La volatilidad de la libra impacta en el tejido empresarial del Reino Unido

Con unos tipos en negativo, por primera vez en la historia del país, los retornos de los inversores se reducirían y el Brexit ya demostró que la incertidumbre hace a la libra una de las monedas más volátiles del mundo.

Un hecho más reciente de lo extremo de la volatilidad de esta divisa fue cuando Johnson aseguró que había que crear una “sociedad inmune” al coronavirus evitando los confinamientos, las restricciones a la sociedad y frenar la actividad productiva.

Esas declaraciones llevaron al cable a su nivel más bajo contra el dólar en los últimos 35 años. Los expertos estiman que esta volatilidad se repetiría de nuevo en caso de un Brexit abrupto y aunque el euro también sufrirá, la libra lo hará más pues el Reino Unido exporta más a Bruselas que al revés.

Fin del confinamiento

Uno de los puntos que estaba apoyando a la libra en el corto plazo y que ahora también desaparece es el confinamiento. El cierre de fronteras y relaciones comerciales con el exterior había supuesto un acicate para los negocios nacionales que también tuvo su reflejo en bolsa donde subieron los valores con mayor exposición al mercado interno.

¿Qué más leer?

Las expectativas de recuperación ponen en órbita al euro/dólar

Ahora, una apertura de la economía que vuelva a conectar al país con el resto de geografías y divisas puede ser una traba para la libra y más si se produce una salida sin acuerdo con la Unión Europea.

Un punto que sí apoyaría la cotización de la divisa de Gran Bretaña sería el aumento del apetito por el riesgo de los inversores, lo que se traduciría en tomar posiciones sobre el cable pese al posible escenario negativo.

Mientras esto llega, los inversores sobre la libra estarán atentos a los planes de apoyo económico del Banco de Inglaterra, los paquetes económicos para salir del Covid-19 del Gobierno, los datos del producto interior bruto del primer trimestre y las cifras de la industria.

Pierde también contra el euro

Pese la racha de ascensos que se salda con una subida del 4,5% contra el dólar hasta situarse la libra en los 1,26 billetes verdes, nombre popular del dólar, aún está lejos de los máximos anuales, en los 1,32 dólares.

Es cierto que se aleja de los mínimos anuales, en las 1,14 unidades de dólar, pero, con todo, pierde un 4,6% frente a la moneda estadunidense.

El dibujo es más negativo respecto a la moneda comunitaria, el euro. En este par el cable se deja un 5,15% en lo que va de 2020 y no fue capaz de registrar la misma racha alcista que sí experimentó contra el dólar.

Ni este artículo, ni sus datos, ni su contenido multimedia o relacionado constituyen recomendación alguna o estrategia de inversión. Inversor Ediciones, SLU (incluyendo a sus profesionales, colaboradores y proveedores) declina cualquier responsabilidad relacionada con el uso que usted dé a los contenidos publicados por finanzas.com y/o la revista INVERSIÓN.